"Pabellón Artístico": una atracción única de Alicante

Se trata de un exclusivo carromato humorístico y de espectáculos ideado por el alicantino Antonio del Valle en 1920, que se expone al público por primera vez tras su desaparición en los años sesenta. El coleccionista alicantino Manuel Ferrando adquirió y recuperó esta pieza después de superar otras ofertas de japoneses y alemanes. FOTOS: CRISTINA DE MIDDEL.

Publicado el domingo 29 de noviembre del 2009 en “Información” de Alicante

MIRA LA NOTICIA EN PDF: PRIMERA PÁGINA SEGUNDA PÁGINA

cmiddel_20091128_182543

En tiempos pasados en los que se carecía prácticamente de todo, y donde el actual estado de bienestar no  era más que una mera quimera, el ingenio de algunos alicantinos despertaron interesantes negocios, no exentos de numerosos sacrificios.

El inventor alicantino Antonio del Valle perseguía con obsesión, a principios del siglo XX y desde las calles de su Córdoba natal, la confección de una original atracción que arrancara la sonrisa del gran público. La afición se la transmitió su padre, quien empezó a diseñar algunos modelos de muñecos con movimiento cuando su oficio en la Compañía de Ferrocarriles Andaluces se lo permitía.

Finalmente, en 1920, Antonio del Valle, un hombre sin estudios ni formación académica alguna, al que le movía la pasión por las ferias y, a su vez, la necesidad por mantener a una familia, consiguió confeccionar una atracción única y revolucionaria en el arte del entretenimiento. 

“Pabellón Artístico”, un carromato humorístico que incluía montajes que representaban distintas escenas de la vida con unas pequeñas dosis de crítica social, empezó a recorrer entonces las ferias y puntos festivos de toda España.

Y así nació un negocio familiar en el que cada componente poseía un papel: los hijos vendían las entradas, la madre aportaba el guión de los montajes y cosía trajes de los muñecos mientras que Antonio del Valle atendía al sensible mecanismo de movimiento de las figuras del carromato, formado por un increíble entramado y telaraña de correas que asustarían a cualquier ingeniero.

Más allá de la complejidad del diseño de la atracción, Antonio del Valle necesitó la ayuda de algunos escultores de Alicante y Valencia para elaborar los muñecos, como la colaboración de los hermanos “Los Santeros” (conocidos en la ciudad por sus trabajos en las imágenes de la Semana Santa y en la talla de santos para las iglesias). Del Valle les decía qué partes del tronco tenían que dejar huecas y cómo articular los brazos y piernas, para allí colocar las poleas y cables causantes del movimiento. Además, las láminas decorativas que rodean al carromato también contaron con la ayuda de pintores, como la del artista alicantino Francisco Muñoz. En ellas podemos ver estampas paisajísticas inspiradas claramente en la provincia.

El éxito no tardó en llegar, y la nueva atracción fue incluso recogida en los periódicos de la época. La copia de este modelo, al cabo de unos años, apareció por sorpresa. “Recuerdo una mala imitación de “Pabellón Artístico” en la feria de Santander. Era calcada, pero no recuerdo mucho más de ella. Creo que no la vi más, por lo que no le iría bien. A nosotros ya nos conocían”, afirma el hijo de Antonio del Valle, quien añade que “la primera feria fue en Cádiz. Partíamos de allí para todos lados y terminábamos en Alicante, donde aprovechábamos para estar en casa y descansar”. Los primeros beneficios se invirtieron en la compra de un solar y la construcción de un elegante edificio para la familia en la calle Segura.

cmiddel_20091126_194327

Transportada en ferrocarril o, incluso en barco, rumbo a Ceuta o Melilla, “Pabellón Artístico” se despidió en los años 60, tras el fallecimiento del pionero Antonio del Valle. Desde entonces, la original atracción acumuló polvo en la cochera, a la espera de una oportunidad. El caprichoso destino llamó al coleccionista alicantino Manuel Ferrando en 1996, cuando los hermanos Del Valle negociaban la venta de “Pabellón Artístico” con unos agentes alemanes y japoneses. El acuerdo fue rápido, motivado principalmente por el deseo de la familia: que el carromato se quedara en la provincia.

De este modo, el Pabellón Artístico de Muñecos Autómatas, una pieza clave de la tradición popular, renace en una exposición patrocinada por la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alicante y El Corte Inglés. 

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *