El doctor alicantino José María Esquerdo, jefe nacional del Partido Republicano Progresista

El doctor Esquerdo disfrutó de una intensa actividad política, que fue compaginando y simultaneando con la docencia y práctica médica. Miembro del Partido Republicano Progresista fundado por Ruiz Zorrilla, fue elegido concejal y diputado por Madrid. A la muerte de Zorrilla, se puso al frente del partido, implicándose muy especialmente en los temas de índole sanitaria, y solicitó en varias ocasiones la reforma del código penal para no dejar a su suerte a los enfermos mentales (antes considerados, recordemos, desechos sociales).  Una “responsabilidad social” con la que marcó precedente y se aprobó años más tarde. En 1910, José María Esquerdo presidió una coalición de republicanos y socialistas, por la que fue elegido diputado junto a Pablo Iglesias y Benito Pérez Galdós.

Publicado en Información el 29 de mayo del 2012

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20120528043

 

 

“Se ha hecho y se ha hablado también muy poco de la vertiente política del doctor Esquerdo. Quizás, porque la Guerra Civil eclipsa todo el siglo XIX español, puesto que a excepción de Sagasta y Antonio Cánovas del Castillo, el resto de personajes políticos de aquel tiempo caen en el olvido, pese a que el doctor Esquerdo ya era muy conocido como médico”, apunta el documentalista Rafael García.

 

La Fundación Esquerdo trabaja actualmente con un nutrido archivo histórico que, según informan, pretenden  en breve digitalizar y subir a la red para facilitar la labor de futuros investigadores. Para ello, cuentan con un interesante registro fotográfico del sanatorio y unos delicados documentos (sobre todo, informes médicos) que, por cuestiones de protección de datos, están clasificando y valorando, aunque muchos de ellos no podrán ver la luz por este evidente motivo.

Otro de los principales valores de este servicio de documentación es la herencia recibida de Ruiz Zorrilla, que donó al doctor Esquerdo todo su archivo.  “Es muy valioso porque Ruiz Zorrilla fue ministro de Fomento, de Justicia y luego fue exiliado a Francia, donde buscó aliados en Francia para la sublevación e instaurar la República en España”, señala Rafael García.

MUERTE Y RECONOCIMIENTO

Las citas al doctor Esquerdo en la prensa fueron muy habituales durante el último tercio del XIX y el primero del XX, y las alusiones se repetían tanto por su labor médica como política. De este modo, era mención asidua en diarios como “El País. Diario Republicano Progresista”, “El Progreso”, “El Pueblo. Diario Republicano de Alicante”, “El Liberal”, “El Porvenir” y “España Nueva”, entre otros.

 

Falleció el 30 de enero de 1912, en su domicilio de Madrid, y fueron muchas las voces de amigos e intelectuales que le recordaron con cariñosos escritos. Algunos de ellos se publicaron en “La Palabra Libre”.

Pablo Iglesias, fundador del PSOE, le define como “el hombre honrado” y escribe: “Los individuos afiliados al partido socialista basan su conducta en la honradez, la entereza, la abnegación y el sacrificio. Conjuncionados hoy con los republicanos para echar abajo el régimen monárquico, ¿cómo no habían de querer de veras a D. José María Esquerdo? El inolvidable doctor, ser de prestigio y una gran inteligencia, poseía en alto grado las antedichas cualidades”.

Galdós lo llamó en su necrológica “apóstol y caudillo de dos religiones: la ciencia y la república”. Y Giner de los Ríos destacó “su condición de antimilitarista y anticlerical, por el riesgo de que esas dos instituciones sojuzguen el poder civil”, y añadió: “No digo que se acabe el partido (Republicano Progresista), ni siquiera que no deje tras de sí escuela, el sabio, noble, leal, sincero doctor Esquerdo, el último progresista”.

Aunque su legado aparentemente se haya olvidado, grandes nombres de la Medicina han seguido sus terapias y estudiado sus métodos, como Ángel Pulido, Jaime Vera, Manuel Tolosa Latour y Victoriano Garrido. La mayoría se interesaron muy especialmente por el desarrollo de la medicina legal asociada a la psiquiatría, que era un aspecto que no se tenía en cuenta en aquellos tiempos, ya que no se consideraban atenuante las enfermedades mentales.

Gregorio Marañón, contemporáneo de Azorín, médico e intelectual español, definió al doctor alicantino de una forma totalmente fidedigna: “Esquerdo trajo a la psiquiatría española la intuición mediterránea, que adivina lo que todavía no se puede saber, y el primer gesto de liberación del loco, infundiéndole en su asistencia aquel hermoso y cándido espíritu de generosidad liberal y laica”.

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

1 Comment

  1. Es verdad que no se ha hecho ni hablado mucho de la vertiente política del doctor Esquerdo, ni siquiera en su pueblo natal a raiz del centenario de su fallecimiento… Quizá porque en su Vila querida gobierna un partido que prefiere resaltar la inocultable faceta de psiquiatra y no la de republicano. Y es que el año pasado se ocuparon de la monarquía, y no es cuestión de remarcar las incoherencias consistoriales propias.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *