Guerra y batallas en aguas alicantinas

La fundación Greenwech, con sede en El Campello, descubre y localiza hasta 25 hundimientos de navíos armados de la I Guerra Mundial en varios puntos de la costa en la provincia de Alicante. 

Publicado en “Información”, el domingo 27 de septiembre del 2009. 

MIRA LA NOTICIA EN PDF: PRIMERA PÁGINA SEGUNDA PÁGINA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

España se declaró neutral en la Gran Guerra (1914-1918) y países de uno y otro bando aprovecharon ese contexto para completar su munición y poner a punto su armamento ante la calma que les deparaba las tranquilas aguas del Mediterráneo a muy poca distancia de la costa alicantina. Sin embargo, el refugio terminó destapándose y originó numerosas batallas entre ambos contendientes que dejó un rastro bajo el mar de indudable valor histórico y arqueológico.

La fundación Greenwech de actividades subacuáticas, con sede en El Campello, ha dedicado los últimos cinco años a una rigurosa investigación que ha desembocado en la localización de 25 de estos hundimientos de navíos armados de la I Guerra Mundial en toda la costa alicantina. El proyecto, denominado “ww’s 38” y avalado por la Dirección Autonómica de Patrimonio, señala que la mayoría de los naufragios están situados al sur de Tabarca, junto a Villajoyosa y el cabo de las Huertas.

¿Y cómo se han encontrado? Según Guillermo Vincenti, secretario de la fundación Greenwech, “la mayoría de datos utilizados son de los pescadores. Porque cada vez que se les rompe o engancha la red en alguna zona por cualquier motivo extraño, marcan muy bien ese punto porque les cuesta mucho dinero reparar la red. Nosotros lo que hemos hecho es acudir de nuevo a estos sitios y, tras una serie de sondeos y pautas de análisis, hemos descubierto algunos de los hundimientos”.

Los resultados, hasta el momento, han sido muy satisfactorios y, según apunta Vincenti, revelan que “Alicante es la cuarta zona del mundo con mayor cantidad de naufragios por motivos bélicos, algo que se desconocía hasta el momento”.

Sin embargo, el camino hasta aquí no ha sido nada fácil. Los trabajos de investigación son especialmente complejos en las aguas alicantinas por el “fondo fangoso” que impide ver con nitidez a los buceadores. “Ocho de cada nueve inmersiones se han ido al traste por estos obstáculos. Fíjate que hasta llevo guantes blancos para moverme… pero todo ha valido la pena y ya tenemos imágenes francamente buenas que extraemos a más de 100 metros de profundidad”, agrega Guillermo Vincenti.

Pese a todos los avances conseguidos en los últimos meses, la fundación Greenwech alerta del progresivo deterioro de este gran hallazgo histórico que puede derrumbar futuras investigaciones. “En las aguas de la provincia sabemos que existen pecios que llevan más de 1.000 años allí y no les va a pasar nada. Sin embargo, sí que hemos detectado que estas embarcaciones de guerra se están deformando hasta el punto de que, si no hacemos nada, no serán más que un amasijo de hierros que no podremos rescatar. Y esto no es algo que me invente sino que nos lo han confirmado ingenieros de nuestro equipo. Se estima que si no se actúa rápido ahora, todo puede desaparecer en unos 20 o 50 años”, afirma Vincenti.

archivosalida_20100828_175744

¿Y qué tipo de subvenciones recibe la fundación? Los componentes de Greenwich no se dedican profesionalmente a la investigación, por lo que dependen fundamentalmente de financiación pública o de obras sociales para impulsar sus proyectos. “Es nuestra cuenta pendiente. Y es que, pese a ser éste uno de los primeros planes de investigación avalado por el Gobierno autonómico y de España tras el bochornoso caso Odyssey, tenemos muchos problemas para encontrar subvenciones. Y este es nuestro primer y gran obstáculo, porque más allá de eso tenemos todos los permisos de extracción y autorización pertinentes hasta de la Guardia Civil. Sabemos del contexto actual, pero teniendo en cuenta todo lo que puede representar sería un paso importantísimo para la cultura de Alicante, que es donde lo hemos querido localizar desde el principio”, aseguran.

De momento, el proyecto “ww’s 38” está a punto de saltar a Italia, país al que pertenecen dos de las embarcaciones localizadas y hundidas en la costa alicantina. Y, mientras prosiguen los primeros contactos establecidos, la fundación Greenwich también estudia cerrar un convenio de trabajos con Túnez, que alberga numerosos naufragios que podrían trasladarse hasta Alicante para una posible y futura exposición. “Se estima que en 15 días de trabajo allí podemos sacar cosas increíbles que podríamos traer para analizar y mostrar”, aclara Guillermo Vincenti.

Por otro lado, la fundación Greenwich asegura que tiene “serios indicios” de haber localizado definitivamente el submarino nazi inmerso en aguas cercanas a Calpe. Pero, del tesoro, nada de nada. “No hemos visto nada, así que para nosotros solo es una leyenda”, afirman. 

Fernando Navarrete también trabaja en un documental para reconstruir este naufragio, aunque el tema requiere una especial sensibilidad “porque aquí hablamos de una tumba en la que murieron muchas personas, y el Gobierno alemán, como el Ministerio de Defensa de España, nos ha rogado que llevemos el asunto con mucha delicadeza”.

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *