Viajes a la carta, y cómo nació Guiomatic en Alicante

Los alicantinos Eduardo Manchón y Andrés Torrubia, que vendieron por millones sus plataformas digitales, apadrinan “Guiomatic”, proyecto de guías turísticas personalizadas que han puesto en marcha informáticos recién licenciados. FOTO: CARLA CORTÉS        

Publicado el domingo 8 de julio del 2012 en “Información”. 

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20120708080

                                                                             
fotopracticas_20120707_142849

Se trata de una idea trabajada a fuego lento, al calor de un piso de estudiantes, que ha actuado como un laboratorio de ideas, foco de discusiones, centro de risas y frustraciones, de idas y venidas, de felicidades y tristezas, de subidas y bajadas, como una montaña rusa en constante movimiento. Así es como nace un modelo de negocio. Y así es como nace Guiomatic.

José Luis Pérez, Oleg Kozynenko, Ana Laborde y Alberto Cubero estuvieron más de año y medio robándole horas al estudio, al ocio y la familia para elaborar y pefilar el modelo inicial de Guiomatic. Fue entonces cuando, casi al final de la universidad, surgió la temida cuestión: ¿Y qué hacemos ahora? ¿Cómo podemos darle salida y visibilidad a este proyecto?

Por suerte, el equipo de Guiomatic coincidió con Eduardo Manchón y Andrés Torrubia, alicantinos triunfadores en la era tecnológica, al vender uno su aplicación a Google y, el segundo, por crear la firma Trymedia, referente en protección y distribución de videojuegos, con la que ganó casi 26 millones de euros. Unos asesores de lujo que en una reunión informal, sin chaquetas ni corbatas, ni formalismos de primera ni de segunda fila, escucharon a los protagonistas de Guiomatic.

“Cuando les conocimos, estábamos en una fase crítica, porque no sabíamos cómo enderezar esto. Necesitábamos a alguien que nos pudiera guiar y, una vez se produjo el encuentro, todo fue genial. Vimos que controlaban muchísimo y que no paraban de responder a nuestras preguntas. Fue, la verdad, una grandísima sorpresa porque pensábamos que iban a pasar de nuestra cara, y nos pasaron incluso todos sus contactos”, señala José Luis Pérez, una de las mentes pensantes de Guiomatic.

De aquella primera cita, más allá de los consejos, el compromismo suscitado por Eduardo Manchón y Andrés Torrubia fue todavía mayor. Y ambos decidieron apadrinar el proyecto aportando lo que se viene a llamar un “capital semilla”. Un “capital semilla” que, en esta ocasión, se redujo al pago del alquiler de las oficinas en Alicante -un modesto local, exento de lujos, a unas calles de la Plaza de Toros de Alicante- y poco más.

“Nosotros nunca habíamos tenido dinero para Guiomatic, e invertíamos lo que nos sobraba de los cubatas, del dinero que nos daban nuestros padres. Podríamos haber pedido algún crédito blando de un banco. Sí, lo podíamos haber pedido, pero la ayuda y asesoramiento de Edu y Andrés son mucho más valioso que eso”, indica Pérez, al lado de su amigo y socio Oleg Kozynenko, nacido en Ucrania pero residente en la provincia desde hace ya varios años.

Guiomatic, el proyecto de guías de viaje personalizadas, lleva tres años en marcha. Y, en ese poco tiempo, los resultados son más que fructíferos. De hecho, Guiomatic ha firmado con proveedores de todo el mundo, como Edreams (España), Decolar (importante touroperadora de Sudamérica) o Dollar Thrifty (de las empresas de alquileres de coches más relevantes de Estados Unidos), entre otras.

Las guías digitales y personalizadas de Guiomatic se diferencian de la competencia por la información y renovación constante de los eventos -ya sean culturales, gastronómicos…- del destino al que acude el viajero, elaborado por un software, un programa creado expresamente por el equipo de Guiomatic. Ahí radica su secreto, como la fórmula de la Coca-Cola o el famoso logaritmo de búsqueda de Google.

“Tenemos guías para 10.000 destinos en seis idiomas, que las agencias o touroperadoras ofrecen a los clientes, que en ocasiones pueden adquirirlas como quien compra un seguro de viaje, o bien se las regala la misma agencia. Y ellos las venden como una guía suya, ya que nosotros funcionamos en este caso como una marca blanca”, explica José Luis Pérez.

Pese a lo que puedan aparentar estas líneas, Guiomatic no ha gozado en absoluto de un camino libre de obstáculos. Y prueba de ello es cuando se habla de sueldos simbólicos, o cómo sus familiares directos han vivido un proceso extraño en el que se trabajaba sin recibir nada a cambio.

“Hay quien ha tenido más suerte y sus padres han sido comprensivos, sobre todo si venían del mundo de los negocios. Pero, en mi caso, te puedo decir que mi padre, que es el tipo más racional y en el que más confío en el mundo, sostiene que estoy loco. Y me ha dicho mil veces que busque un trabajo de verdad. Y eso es muy duro, porque cuando has estado tanto tiempo con un proyecto y no les enseñas unas cuentas económicas, pues no ven la diferencia de hacer eso mismo en casa. Les dices también que hay gente importante, pero solo les lías la cabeza más. No sé, a veces te miran como si les estuviera engañando”, comenta Pérez esbozando una sonrisa, a la vez que aclara el asunto de los sueldos: “De momento, son testimoniales, porque aquí se trata de ser pacientes, de ir poco a poco”.

A diferencia de las denominadas empresas incubadoras en España, muy en boga en estos últimos tiempos, lo cierto es que Guiomatic ha funcionado como el clásico modelo norteamericano. Es la opinión que, en cierto modo, comparten los miembros de esta revolucionaria plataforma de guías de viaje personalizadas por la red: “Las ideas no valen nada hasta que no dan dinero. Y la fórmula es trabajar con ella, como en los años 70 del underground, cuando en Estados Unidos se hacía en garajes, en Colombia en los chiringuitos y en España, como nosotros, en un piso de estudiantes”.

REUNIONES CON GRANDES TALENTOS
Las reuniones de Eduardo Manchón y Andrés Torrubia han impulsado y asesorado un gran número de proyectos alicantinos involucrados en el mundo digital y tecnológico. Y, por ejemplo, a estas citas han acudido talentos como el alicantino Julio Gorgé, fundador de la empresa Lemon Team y experto en la creación de videojuegos, que actualmente trabaja en Amazon. Del mismo modo, también han asistido otras personalidades como José David Poveda, de Fromthebench, que ha vendido su juego de fútbol para móvil en todo el mundo. Son encuentros en los que, en definitiva, se trata de ayudarse unos a otros, planteando problemas, soluciones, haciendo piña en un sector donde la especialización de unos y otros, en ciertos campos, es un punto muy a tener en cuenta para futuras alianzas. “Creo que siempre hay que tener un vínculo, sobre todo cuando hay gente tan friki como nosotros en Alicante y, en la medida de lo posible, debemos echarnos un cable. Además, sentirse recompensado por ayudar es algo muy humano”, reflexiona José Luis Pérez sobre un sector donde los grandes competidores juegan en otra liga.

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *