Soy fotógrafo de Google

El gigante de Internet examina, forma y contrata a profesionales gráficos de la provincia de Alicante que, con certificado oficial, cobran hasta 1.000 euros por sesión. No superan la docena, y su trabajo consiste en retratar interiores de espacios o negocios para tours virtuales

Publicado en Información el domingo 28 de abril del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20140427084

google_chrome

El fotógrafo oficial de Google se enfrenta a una entrevista telefónica, se examina (en inglés), recibe una posterior formación vía online (gratuita) y tiene que adquirir (e invertir) para el material y las herramientas de trabajo (siempre bajo la supervisión del conocido buscador). A partir de ahí, el retratista o profesional gráfico logra el certificado oficial de Google Business View (así se llama la aplicación) y pasa a formar parte (con su correo y teléfono móvil personal) del exclusivo listado.

En la provincia de Alicante, no superan la docena, y por alguno de estos encargos pueden llegar a recibir hasta más de 1.000 euros. Su trabajo consiste básicamente en realizar un tour virtual, o en otras palabras, retratar y fotografiar el interior de un negocio o espacio cultural para, a continuación, incorporarlo a Google Maps. De este modo, cualquier usuario interesado en conocer las instalaciones de un espacio (digamos, de un museo) puede hacerlo vía web; o si bien le gustaría averiguar cómo es el interior de su restaurante soñado (digamos, el salón de banquetes para su futura boda), puede ahora verlo cómodamente desde su casa y desde el ordenador a través de un solo click.

«¿Tú has visto alguna vez el coche de Google por la calle fotografiando todo lo que hay a su alrededor? Pues esto es lo mismo, es como si metiéramos el coche en el interior de un restaurante o centro comercial, y lo fotografía todo en una panorámica de 360º. Pero como aquí el coche de Google no puede entrar, lo hacemos nosotros», explica Antonio García, de Torrevieja, uno de los primeros «fichajes» de Google hace apenas dos años.

«Un día me llamaron, se presentó como un agente de Google, y me dijo que estaban interesados en contar conmigo después de ver mi trayectoria en la red. Era el mes de agosto, estábamos en fiestas, y yo me lo tomé como una broma y dije algunas palabrotas. Pero más tarde insistieron y vaya si era verdad», explica García, con estudio fotográfico propio en Torrevieja, quien agrega además que este nuevo trabajo de Google supone actualmente el 40% de sus ganancias.

«Los beneficios no son para tirar cohetes, porque es según lo que vendas», afirma Antonio García, quien también reconoce que estos encargos han sido sobre todo un «salvavidas, cuando la cosa estaba muy chunga en el 2012», en plena crisis económica. «Aunque también ha influido la evolución y cambio bestial de este negocio, porque ahora ya todo es online, y la gente entra y compra las fotos que quiere por la web», comenta.

Todos los fotógrafos alicantinos del Google Business View (y que puede elegir libremente el usuario accediendo al listado de la web) manejan un precio similar para sus trabajos, que van de los 200 euros (por un negocio pequeño) a los más de 1.000 euros que puede conllevar, por ejemplo, retratar el interior de un hotel o un teatro (porque son varios días de labor, preocupación por la luz, y los detalles de última hora), en un precio cerrado donde también está incluida la edición y subida de las imágenes que son además propiedad del cliente.

«Google no premia con lo que hacemos nosotros, con el trabajo. Ni te premia ni te sube posiciones en el buscador. Pero esto sí que hace tu ficha más atractiva, de tal forma que es posible que mejore tu posición en el buscador», añade el fotógrafo alicantino Rafa Galán, uno de los más activos en la plataforma de Google, y quien admite que su fuente primordial de trabajo es hoy ésta, acaparando hasta un 80% de su volumen de negocio.

«Google ha cambiado mi visión y mi planteamiento como fotógrafo», señala Galán, dedicado especialmente al sector turístico del norte de la provincia, y quien ingresó en esta plataforma de Google España a inicios del 2012, cuando se puso al tanto de su implantación en Estados Unidos (nació en el 2011) y, más tarde, en varios países de Europa.

Para José Amorós, otro de los alicantinos vinculados al servicio de Google Business View, esta herramienta le ha aportado una experiencia que le sorprendió a él mismo cuando «puedes descubrir cosas que están detrás de una puerta, de una fachada, que ni te esperas». Así, Amorós explica el día que le encargaron fotografiar el Teatro Chapí de Villena, y que le impresionó por su belleza.

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *