Premios Goya en la provincia de Alicante

Los alicantinos Óscar Navarro y Pilar Pérez Solano aspiran esta noche a los Premios Goya, los galardones que conceden la más alta distinción del cine español. Un honor, por cierto, solo reservado a cuatro privilegiados de esta provincia que han conseguido hacerse con alguna de las preciadas estatuillas en sus 28 años de celebración.

Publicado en Información el 9 de febrero del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20140209082

archivo9701_0001124

De todos ellos, sin duda el rostro más conocido es el del actor alicantino Fele Martínez, quien obtuvo en 1996 el Goya a Mejor Actor Revelación por Tesis, que también catapultó a la fama al director Alejandro Amenábar (Los otros, Mar adentro) y con el que volvió a trabajar en Abre los ojos un año después, en 1997. Aquella película, Tesis, supuso el despegue cinematográfico de Fele Martínez, en una trayectoria que le ha permitido formar parte de proyectos tan destacados como los de Julio Medem (Los amantes del Círculo Polar); Pedro Almodóvar (La mala educación) o Darkness, de Jaume Balagueró, entre otros.

Por su parte, la alcoyana Cristina «Mapa» Pastor se hizo con el Goya al Mejor Montaje en la aclamada película de Celda 211, de Daniel Monzón y protagonizada por Luis Tosar. Fue en el 2010, y por aquel año la cinta de Monzón arrasó en los Premios Goya, con ocho estatuillas, incluidas Mejor Película y Mejor Director. Mapa Pastor había colaborado en el primer cortometraje de Daniel Monzón, al que conoció gracias a Santiago Segura, con quien también trabajó en Torrente 3 (2005). La cineasta alcoyana ha intervenido en la mayor parte de películas de Álex de la Iglesia, como Los crímenes de Oxford y Crimen Ferpecto.

En el 2004, el dianense Juan Carlos Marí obtuvo el Goya al Mejor Corto de Animación con Regaré con lágrimas tus pétalos, galardón que le dio alas y, sobre todo, financiación para su siguiente corto, El violinista de la Torre Eiffel. Actualmente, se dedica a la docencia universitaria.

Pablo Llorens, de Alcoi, es el único de todos los cineastas de la provincia que disfruta en su estantería de dos premios Goya, ambos al Mejor Corto de Animación, en 1995 con Caracol, col, col; y en el 2005 con El enigma del chico croqueta. Desde entonces, acumula más de 25 años en el oficio, casi una veintena de producciones, y continúa creando desde su estudio en Valencia.

De todo este exclusivo y selecto listado, cabe citar la sorpresa del cineasta ilicitano Chema García Ibarra, gran olvidado en los Premios Goya, y que sigue en cambio recibiendo premios en todo el mundo (incluidos los festivales más prestigiosos como la Berlinale). Otros alicantinos como Jorge Torregrosa (que estrena filme este año) y Miguel Albaladejo son nombres a tener en cuenta en el futuro.

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *