Adriano Campo, meteoritos contra la Tierra

El profesor Adriano Campo, de la Universidad de Alicante, trabaja en una misión de la NASA y la Agencia Espacial Europea para el estudio y captación de asteroides pequeños, muchas veces imperceptibles, y que pueden causar graves daños en nuestro planeta. FOTOGRAFÍA: ISABEL RAMÓN

Publicado en Información el lunes 23 de marzo del 2015

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 23030CU_Alicante.qxd

EQUIPO DE LA UA QUE COLABORA CON LA NASA

El profesor Adriano Campo, de la Universidad de Alicante, participa junto a su grupo de investigación en una misión de la NASA y la Agencia Espacial Europea para el estudio y captación de pequeños meteoritos que amenazan a la Tierra. Y amenazan por un peligro evidente: solo un 15% de estos asteroides de reducido tamaño (de 100 a 300 metros) están controlados debido a las dificultades para seguir su rastro ante su escaso brillo (ya que apenas le alcanza la luz del sol).

Eso explica la puesta en marcha de este importante proyecto internacional, donde la UA y el equipo de Adriano Campo es el único representante de España, y que está encaminado a experimentar y evitar que alguno de estos objetos colisionara con nuestro planeta.

Una situación que, en caso de producirse, provocaría una catástrofe de límites que cuesta imaginar, tal y como advierte el astrofísico Adriano Campo. «Piensa que un objeto de 300 metros que cae a una velocidad de 20 kilómetros por segundo haría un cráter de unos 4 o 5 kilómetros. La onda de choque provocaría también bastantes destrozos», señala el profesor Campo, en un choque que podría originar incendios o graves tsunamis: «Podría ser en una zona del Mediterráneo, donde la profundidad del mar no es mucha», agrega.

La misión AIDA, que así se llama, cuenta con dos ramas: la de la Agencia Espacial Europea, encargada de tomar datos y medidas de los asteroides, observaciones y toma de imágenes a través de una sonda; y, por otro lado, está el objetivo de la NASA, que consiste en, con todas las evaluaciones y cálculos de la Agencia Espacial Europea, llevar a cabo la colisión y destrucción del pequeño meteorito.

«Nosotros, el grupo de Alicante, nos ocupamos del estudio de la estructura interna de los asteroides, a partir de modelos numéricos, programas informáticos, e investigamos sobre estos cuerpos», apunta el profesor Adriano del Campo.

¿Pero es posible abordar esta problemática, la amenaza de estos asteroides, desde un laboratorio de la UA? «Bueno, digamos que hay observaciones sobre este sistema, y se conoce más o menos su masa (de los asteroides), se conocen más o menos su composición, se conoce la rapidez con la que gira el objeto central, en su propio eje, y se conoce los datos que, pongamos por caso, te dan los indicios para saber cómo ha ido la cosa. Y ahí aplicamos las simulaciones y las leyes físicas», aclara.

Lejos de la ciencia ficción, y de las películas de Hollywood, el mundo ha vivido recientes casos de caídas de meteoritos como la de hace apenas unos años, en Rusia, cuando causó más de mil heridos. El enorme fragmento de unos 500 kilos se precipitó en los Urales en febrero del 2013 tras una explosión en el cielo.

En cualquier caso, según afirma Adriano Campo, los grandes meteoritos, los grandes objetos, están en un 90% localizados y es muy poco probable un impacto en la Tierra: «Por lo que se sabe, es prácticamente nula, y no se conoce ningún objeto más grande de un kilómetro que tenga alguna posibilidad en 100 o 200 años».

Campo destaca, en este sentido, la imprescindible labor que aficionados de la astronomía aportan en la observación de los pequeños meteoritos, que son fundamentales para complementar las profesionales. «No hay suficiente tiempo para observaciones profesionales en el seguimiento de estos objetos, por lo que ahí interviene una red inmensa de astrónomos aficionados que dan un gran apoyo a nivel mundial», indica.

El astrofísico de la UA lamenta, por otro lado, el maltrato que está sufriendo la investigación, en su campo como en otros muchos, «y que ha rebajado el nivel de España al de hace 10 años». «No es un buen momento para la investigación, eso es evidente», comenta, ante el incuestionable prestigio de la UA en misiones de esta magnitud internacional.

 

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *