Azorín, disponible ahora en chino

La editorial asiática Joint Publishing, una de las más importantes del país, traduce por primera vez al mandarín distintos pasajes de la obra del escritor y periodista alicantino como Los pueblos o Una hora de España.

Publicado en Información el domingo 22 de marzo del 2015

MIRA LA NOTICIA EN PDF22066CU_Alicante.qxd

D6601

A un escritor se le renueva y revaloriza por sus nuevas ediciones, estudios críticos y, cómo no, por sus traducciones. Unas premisas que, si atendemos en el caso de Azorín, el escritor y periodista de Monóvar, se cumplen a todas luces.

Tanto es así que, hace apenas unas semanas, la editorial asiática Joint Publishing Company, una de las más importantes del imperio cultural chino, ha publicado una obra con distintos pasajes del legado literario de José Martínez Ruiz como Los pueblos (1905), España. Hombres y paisajes (1909) y Una hora de España (1924) traducidos por vez primera al mandarín.

El libro, que encierra además una cuidada y limpia maquetación, con interesantes ilustraciones en su interior, contiene también diversas ponencias del III congreso internacional celebrado en Pau, Azorín (1904-1924), encaminadas a acercar el perfil periodístico y literario del alicantino a la comunidad china.

La noticia, que se confirmó los días previos a la entrega del Premio de Novela Azorín 2015, se puso en conocimiento de diversos agentes de Planeta que, viéndose asombrados, aseguraron estudiar el caso ante el potencial de un mercado que no se le escapa a nadie, con millones y millones de lectores como el que puede generar China.

Joint Publishing Company, la editorial responsable de la traducción, es una cadena de libros y editora de Hong Kong fundada en 1948. Y es, de este modo, una de las principales tiendas de China, con sedes también en Pekín, Shanghai y con presencia incluida, por paradójico que pueda parecer, en Estados Unidos: concretamente en Toronto, Vancouver, Nueva York, Los Ángeles y San Francisco.

Las negociaciones de Joint Publishing Company con la Fundación Caja Mediterráneo, poseedora de los derechos del escritor y periodista alicantino, se remontan al 2013.

Respecto a las obras seleccionadas para la traducción al mandarín, es especialmente idónea la opción de Los pueblos (1905), con el que Martínez Ruiz se muda la piel y pasa a firmar sus escritos como Azorín, dejando atrás la redacción rápida y anarquista de su primer periodismo, desordenado y voraz, inclinándose ahora por la meditación, la transmisión de sensaciones y un mundo que, para él, se presenta nuevo.

El profesor Miguel Ángel Lozano, de la Universidad de Alicante, lo explica así en Anales Azorinianos 3: «Azorín da forma precisa a su mundo por medio de la palabra, y la dota de la condición de los sueños (…). Azorín va dando forma sobre el papel, con claridad, aquello que va extrayendo de sus evocaciones, en actitud ensimismada: evocaciones de lecturas, y evocaciones de recuerdos vividos, pero recuerdos de sensaciones que hayan impresionado su sensibilidad. Y en este sentido, funde sus propias vivencias, sus sentimientos recordados -y esto es, pasados de nuevo por el corazón- con sus lecturas, recordadas también, y también sentidas. (…) Es indesligable en Azorín la literatura de la vida».

Cabe recordar, en este aspecto, que el legado azoriniano ya está disponible en idiomas como el alemán, italiano, francés, holandés, japonés, griego o serbio, e incluso se ha intensificado su traducción en estos últimos años, debido a su interés, al valenciano.

En cualquier caso, Azorín, autor de un tremendo bagaje cultural que ya aflora en su primer libro (La crítica literaria en España) cuando no era más que un joven aspirante a periodista y escritor, también mostró un vivo interés por otras obras en el extranjero. De hecho, con apenas 20 años, tradujo del francés a A. Hamon con De la patria; a Kropotkin, con Las prisiones; y a La intrusa, de Maeterlinck, en un claro acercamiento a su simbolismo. También, en los años de 1928 y 1930, se interesó por el teatro de vanguardia europeo.

Nueva edición
Decíamos líneas atrás de la importancia de la salida de una nueva edición, como la reciente recopilación de relatos anarquistas «El modorro» y otros cuentos libertarios (Rasmia editorial), con piezas que van de Pi i Margall, Blasco Ibáñez, Joaquín Dicenta y Teresa Claramunt a Azorín.

En el caso del escritor y periodista monovero, la obra recoge el artículo-cuento titulado «El Cristo nuevo», del periódico El Porvenir del Obrero (1902), que corresponde al que algunos expertos tildan como el «preAzorín», es decir, el joven José Martínez Ruiz con ideas anarquistas que también destructoras, quien define al matrimonio como una condición inmoral que priva a la mujer de su libertad.

El arranque del relato, que no tiene desperdicio, dice así:

«El Cristo descendió de su cruz y dijo al creyente que oraba de rodillas ante él: “Hijos míos, sois unos imbéciles. Hace diecinueve siglos que predije la paz, y la paz no se ha hecho. Predije el amor, y continúa la guerra entre vosotros; abominé de los bienes terrenos, y os afanáis por amontonar riquezas. (…) Hay entre vosotros tiranos, y hay gentes que se dejan esclavizar. Los primeros son malvados; los segundos, idiotas (….)”».

 

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *