Azorín sobre el Google Maps

El ilicitano Abel Bri reconstruye y sitúa los viajes del escritor alicantino por todo el mundo con la conocida aplicación de internet en una investigación que abarca su producción de artículos en la prensa. La tesis doctoral se presentó en la Universidad de Alicante. 

Publicado en Información el 26 de octubre del 2015

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 26037CU_Alicante.qxd

azorinfoto

La producción periodística de Azorín es prácticamente inabarcable. Son más de 5.000 escritos desperdigados en prensa nacional e internacional con los que el reportero de Monóvar no solo informa sino que nos desvela su particular visión del mundo.

Entre toda esta vasta obra dedicada al articulismo (Azorín innovador, renovador, original, con la capacidad de sorprender siempre al lector) se encuentra su literatura de viajes, de sobra conocida, pero que hasta ahora nadie había sido capaz de reconstruir y rastrear debido a la hercúlea tarea de poner orden en todo este gigantesco legado cultural.

De ahí la importancia de la tesis doctoral del profesor ilicitano Abel Bri, recientemente presentada por la Universidad de Alicante y bajo la dirección del catedrático Miguel Ángel Lozano, quien ha fijado sobre el mapa (ayuda de Google Maps de por medio) las expediciones llevadas a cabo por el periodista alicantino en un largo itinerario que nos lleva a pueblos y ciudades de Asturias, Cataluña, Cantabria, País Vasco, Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y toda Castilla (León y la Mancha) indicando, en cada punto, fecha y medio en que Azorín publicó el mencionado artículo.

Abel Bri, docente en el IES La Encantá de Rojales, también se ha encargado de reseñar sus salidas a París y Londres entre crónicas en las que cabe destacar cómo Azorín incluye términos en inglés o francés tratando de aprisionar la realidad de su alrededor, y del mismo modo ocurre en sus excursiones por España cuando cita a transeúntes que se dirigen a él en euskera, valenciano o gallego.

«Una de las facetas que me maravilló de este Azorín viajero fue cómo cita de memoria. Es una enciclopedia. Se encuentra en un sitio y, de pronto, comienza a decirte quién ha estado ahí, qué autores, qué libros… Aunque en ocasiones falle, y a mí me ha costado mucho encontrar algunos errores, como cuando cita un libro de Rubén Darío», señala Abel Bri, quien recalca que la literatura de viajes de Azorín posee tanta calidad como cualquiera de sus libros más conocidos. «Su obra periodística de viajes está al mismo nivel que libros como La voluntad o Castilla. De hecho, toda su obra literaria está también en estos artículos: estilo, estética, léxico, referencias, paisajismo, pensamiento, los clásicos…»

Fue Azorín un reportero trotamundos, un viajero pionero, que encierra además en sus artículos un pedazo de nuestra historia. También se entrevistó el periodista alicantino en sus desplazamientos con los intelectuales más preciados (Rubén Darío, Galdós, Pereda) y hasta nos adentró en las bibliotecas de aquellos escritores que le catapultaron al prestigio y la fama (su visita a la casa de Clarín, a sus libros, es un ejemplo bellísimo de cómo lo accesorio prevalece sobre lo primario. Puro sello azoriniano).

«Azorín no se alejó jamás de la prensa por varias circunstancias. Una, el sustento económico y las escasas ventas de los libros entonces; dos, su periodismo está unido también a cuentos por entregas; tres, escribe el artículo con el libro en mente. Sabía que el libro era su medio para combatir la efímera vida de los periódicos», agrega Abel Bri, quien se ha servido principalmente de la fuentes bibliográficas disponibles en la Casa Museo Azorín de Monóvar de la Fundación CAM, y de la referencia absoluta para cualquier investigador azoriniano con la guía de E. Inman Fox.

«También he insertado en la tesis aquellos artículos que no son de viaje sino evocaciones. Son los viajes imaginados, como cuando Azorín nos cuenta que sube en avión. Eso no fue verdad, y él nos dice que fue como un sueño… Es fácil detectar estas cosas ya que, en otras, cuando va en barco, nos sirve todo tipo de detalles», explica el investigador ilicitano.

También alude Abel Bri a las contradicciones de Azorín (¿y qué intelectual no las tuvo?), especialmente cuando el periodista se deja atraer por las mieles del poder y acepta ingresar en el partido conservador de Maura.

El trotamundos que exigía jabón en los hoteles

Resulta interesante ver el poder y la influencia de Azorín en la época. «Por ejemplo, él siempre criticaba que en los hoteles españoles no había jabón. Y esto trasciende de tal forma que, en su viaje a Mallorca, cuando va a visitar a Maura, le recibe el director del hotel en el que se alojaba y lo primero que le suelta es que en su hotel sí hay jabón. Es solo una anécdota, pero nos sirve para comprobar la influencia del crítico de viajes en que se había convertido Azorín. Los directores de hoteles le temían», apunta Bri.

Author: JuanjoPaya

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *