Grupo El Paso: Arte revitalizado
feb01

Grupo El Paso: Arte revitalizado

La alicantina Raquel Puerta investiga la evolución artística y renovadora de El Paso, colectivo de mayor relevancia en la configuración y definición de la vanguardia española de posguerra e integrado por Juana Francés, Antonio Saura y Manolo Millares, entre otros

Publicado en Información el 26 de enero del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 25030CU_Alicante.qxd

archivosalida_20160124_211424

Resulta extraño las escasas investigaciones que han ahondado en un grupo como El Paso, de significativa importancia histórica en el campo del arte. Especialmente cuando se atiende a su transcendencia al ser el colectivo de mayor relevancia en la configuración y definición de la vanguardia española de posguerra e integrado por artistas de primer nivel como Antonio Saura, Pablo Serrano, Manolo Millares o la alicantina Juana Francés (única mujer del grupo El Paso, y una de las artistas de referencia en la trayectoria plástica española del siglo XX), entre otros.

«Fue una de las primeras cosas que me llamó la atención. Lo poco que se había profundizado en investigaciones o publicaciones de valor académico sobre la obra y creación que nos ha dejado El Paso. Porque sí es verdad que hay libros que nos hablan de su historia, pero sin haber apuntado a su ruptura artística y renovación». Así lo explica la alicantina Raquel Gemma Puerta, profesora de la facultad de Bellas Artes de la UMH en Altea, quien ha obtenido recientemente su doctorado sobre la nueva concepción y lenguaje «tridimensional» de la pintura asumida, empleada y llevada a cabo por El Paso en los años 50. Es, en otras palabras, el arte revitalizado que trabajaron todo este conjunto de artistas que rompen con el vacío cultural de la dictadura franquista y llenan de influencias (especialmente francesas) el arte español.

«Son modificaciones en los tratamientos de la materia pictórica sobre el plano durante este período de vanguardias que suponen un avance en el lenguaje artístico, y que propicia la creación de una plástica determinante en la historia del arte desarrollada en Europa y, más tarde en España, gracias a la agrupación de El Paso», anota Puerta en una de las conclusiones de su amplia investigación respecto a este nuevo lenguaje que propicia además «un nueva experiencia en la actitud del espectador ante la obra».

La exposición «Hace cincuenta años, El Paso…» que tuvo lugar en el Museo de Bellas Artes Gravina (Mubag) de la Diputación de Alicante, celebrada en octubre del 2006, supuso el punto de partida de esta tesis doctoral que le ha llevado a Raquel Puerta a identificar además los antecedentes históricos-artísticos que influyeron en la obra del grupo El Paso en relación con los volúmenes no exentos en la superficie vertical; analizar la construcción del lenguaje formal del Paso, la manipulación de las superficies y la comprensión de las dimensiones desvinculadas del plano; y examinar desde la perspectiva de un lenguaje escultórico y «volúmico» la obra realizada por los artistas que formaron parte de El Paso.

Un viaje hacia nuestras raíces del arte, en los años 40, 50 y 60, que la alicantina Raquel Puerta ha completado (pese a la escasa bibliografía) escudriñando en colecciones privadas, estudiando obras, catálogos, muestras y realizando distintas entrevistas personales. «Ha sido una de las partes más enriquecedoras, porque todo han sido facilidades y me han recibido con mucha atención. He podido entrevistar también a las viudas, a las mujeres y parejas de aquellos artistas que vivieron esta etapa determinante del arte», comenta Puerta.

El grupo El Paso expuso en diversas ciudades españolas y obtuvo un buen número de éxitos internacionales en las bienales de Sao Paulo y Venecia, en París, Roma y Nueva York, tanto en galerías como en museos, y un prestigio superior al que disfrutaban en su propio país. En mayo de 1960 se disolvieron, cumplidos ya los propósitos iniciales, según manifestaban en su última declaración pública. La utilización política que se hizo de ellos, los intereses encontrados de los artistas, los problemas de personalismo y el cansancio acabaron con el grupo más importante del arte español después de la guerra «incivil», que además les dio a conocer en Europa y América.

Leer más
Asociación Cultural Arcade Vintage: partidas a 5 duros
jun15

Asociación Cultural Arcade Vintage: partidas a 5 duros

Usuarios de toda España fundan en Petrer la Asociación Cultural Arcade Vintage, que recrea el espíritu de los salones recreativos de los años 80 y 90 al recuperar hasta 60 máquinas originales que, venidas de Estados Unidos y Europa, marcaron una época. FOTOS: ERNESTO SÁNCHEZ

Publicado en Información el domingo 7 de junio del 2015

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 07062CU_Alicante.qxd

archivoelda_20150606_210245

En aquellos maravillosos años de los 80 y 90 en España, las máquinas recreativas reinaban en el imperio del ocio y del entretenimiento. De hecho, no había ciudad ni pueblo con alguno de estos clásicos y amplios salones, a los que acudíamos algo más viejos de lo que somos ahora, con veinte duros en el bolsillo que, al cambio, te daban derecho a cuatro partidas (cinco duros por jugador o, lo que es lo mismo, una moneda de 25 pesetas por cada vez que quisieras disfrutar de la aventurilla del videojuego).

Algunas de estas máquinas recreativas se ubicaban estratégicamente en torno a los parques, en bares y heladerías, donde los niños se arremolinaban por ver quién era capaz de avanzar más en la historia. Había mucha afición, mucha, y jóvenes y no tan jóvenes mostraban sus habilidades a los mandos, levantando expectación entre los curiosos que aguardaban su turno, o bien entre los que atendían al récord de puntuación que pudiera alcanzar.

Eran los tiempos dorados de salones y máquinas recreativas, donde el propietario de turno andaba de cambista con la vieja riñonera, y la conexión multijugador, Internet, no era más que una quimera futurista.

Habían nacido para quedarse, o al menos eso parecía, cuando los títulos de estas «máquinas» se multiplicaban en lo que indicaba ser un negocio más que rentable. Pero la tecnología y su avance inexorable volvió a finiquitar, como casi siempre, cualquier tipo de razonamiento. Y de un plumazo, casi sin percatarnos, fueron desapareciendo.

Arqueología Arcade
A raíz de estos acontecimientos, y de un tiempo a esta parte, distintos colectivos y asociaciones se han rebelado a la «extinción», trabajando por la recuperación de estas máquinas recreativas que marcaron una época. Y su objetivo no es otro que revivir aquella atmósfera irrepetible que afloraba en los salones recreativos de los 80 y 90.

Uno de estos clubs, de referencia en España, se llama Asociación Cultural Arcade Vintage y está instalado en Petrer. Con miembros repartidos por doquier, entre Madrid, Barcelona, Segovia, Sevilla, Alicante o Elche, los fundadores del colectivo han adquirido hasta 60 máquinas recreativas originales, venidas de Europa y Estados Unidos, en una encomiable labor coleccionista que también «arqueológica».

Con un coste muy dispar en las «máquinas», que va de los 50 a 3.000 euros, a otras que han sido donadas gratuitamente, la Asociación Cultural Arcade Vintage puede presumir de unas de las salas recreativas más prestigiosas, con auténticos clásicos en su local que invitan al usuario a dar un viaje al pasado, reencontrándose con su niñez y adolescencia.

De este modo, títulos inolvidables como Double Dragon, Tetris, Bubble Bobble, Space Invaders, Asteorids, PacMan, Golden Axe, Out Run, Shinobi, Street Fighter o el After Burner se encuentran repartidos en la sala habilitada por la Asociación Cultural Arcade Vintage, en Petrer, abierta a nuevos socios y amigos con los que compartir hobby.

«Tenemos una modalidad de Socio Exprés que, por 10 euros, pueden jugar a todas las máquinas arcade las veces que quieran con las bebidas incluidas. Es una opción que está siendo un éxito», remarca José Litarte, presidente de Asociación Cultural Arcade Vintage, colectivo sin ánimo de lucro encaminado solo y exclusivamente a difundir la cultura del videojuego, y con algo más de un año en marcha.

«Todo empieza un poco por curiosidad y ganas. Tenía un local disponible, empezamos a “tunearlo”, y a meter alguna máquina y poco más. Y luego empezó la gente a colaborar, mi hermano y bueno… hasta lo que hemos conseguido. Pero invito a todo el mundo a venir y probarlo, porque aquí se pasan las horas volando», señala Litarte, que en el momento de la entrevista está colocando una pegatina comprada por la red en una de las recreativas. «Aquí se cuida hasta el último detalle, nos gusta mantener todo el material en su estado original», agrega.

Lo suyo, un museo más que una sala de recreativos al uso, ha captado la atención de aficionados y jugadores de toda España, así como de colectivos que persiguen el mismo cometido, confeccionando una red de contactos y amigos que cada día va a más. P0r ello, hay semanas que organizan pequeños torneos de puntuación; otras exhibiciones; pero en cualquier caso el propósito sigue siendo siempre el mismo: juntarse, echarse unas partidas y pasarlo bien.

Un barco abandonado
Una de las máquinas recreativas de la Asociación Cultural Arcade Vintage es una pieza de lujo que sobrevivió en un barco abandonado en la costa de Gales.

El barco se llamaba Duque de Lancaste, que en 1956 fue diseñado para operar como buque de pasajeros así como más tarde asumió la función de barco de crucero por Escocia, Bélgica, Dinamarca, Holanda, Noruega y España.

En 1979 fue comprada por Empirewise Ltd, quien reutilizó y rebautizó la embarcación como «atracción atracada» en el puerto, ofreciendo una amplia oferta de restaurantes y locales de ocio que fueron muy populares.

Sin embargo, ante los problemas que presentaba a los comerciantes vecinos y autoridades, estos demandaron a la compañía por monopolio y competencia desleal, lo que tras varios años de disputas judiciales los dueños se dieron por vencidos y el barco, nunca mejor dicho, sucumbió.
El Duque de Lancaste representaba en aquel entonces un gigante del entretenimiento, a modo de los actuales centros comerciales, con restaurantes, tiendas, salas de lectura, cine, discoteca y, cómo no, recreativos.

Ante estas circunstancias, distintos usuarios se pusieron manos a la obra para recuperar las máquinas recretativas, expuestas a un peligroso deterioro, por las humedades y a un desuso de más de 30 años. Se alquiló, por ello, una grúa y poco a poco, con paciencia, interés y dinero, se fueron rescatando las máquinas.

Ante tal historia, la Asociación Cultural Arcade Vintage se puso en contacto con algunos de los restauradores y conservadores de estas máquinas antiquísimas, lujo y verdadero tesoro para los amantes del arcade, y adquirieron una de las que habitaban en este barco Duque de Lancaste: se trata de la Missile Storm del año 1980, una copia/ licencia de una empresa italiana llamada Sidam.

ArcadeCon
Ante la vertiente cultural del «RetroGaming», Petrer acogió recientemente con éxito el evento ArcadeCong, I Encuentro entre Asociaciones y Desarrolladores de Arcade en España.

Leer más
Isidro Blasco: entre Alicante y Nueva York
jun15

Isidro Blasco: entre Alicante y Nueva York

El artista Isidro Blasco, en colaboración con la arquitecta alicantina Laura Abad, de la Universidad de Alicante, expone en la galería John Davis de la ciudad neoyorquina su última obra, Prime, inspirada en las viviendas que han marcado su vida.

Publicado en Información el 1 de junio del 2015

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 01031CU_Alicante.qxd

archivosalida_20150531_193227

Después de la «gira mundial» en la que ha exhibido parte de su obra en Australia y Brasil, Isidro Blasco regresa al origen, a su origen artístico, que reside en Nueva York. Y vuelve, eso sí, a ahondar e interiorizar sobre los espacios urbanos, tan familiares y a su vez tan ajenos a nosotros, pero que constantemente frecuentamos.

De hecho, de esta misma premisa parte lo nuevo de Blasco, quien se ha inspirado en las viviendas que han marcado su vida; o en otras palabras, las casas y pisos que ha morado en los últimos 20 años desde que pisara por primera vez la capital neoyorquina.

La muestra, denominada Prime, juega con la madera (material por excelencia en los Estados Unidos para la construcción) y con colores que no van incorporados al azar, sino que el alicantino toma prestados de la tradición pictórica de Theo Van Doesburg, Mondrian o Malevich.

Así surge Prime, con piezas no totalmente culminadas, aún en proceso de desarrollo, con las que Blasco nos invita a reflexionar: «Mirando a los niños, a las plantas, o a cualquier ser vivo que nos rodea, podemos ver que cuando las cosas están ya formadas, las encontramos en su declive, sin vuelta atrás. Y es ese momento preciso, antes de la madurez, cuando todo es tan brillante y hermoso… Ese es el momento que quería expresar con esta obra», explica.

En la nueva colección de Isidro Blasco ha intervenido la arquitecta alicantina Laura Abad, de la Universidad de Alicante, y que fue inicialmente recomendada por el catedrático José María Torres Nadal. Abad ha trabajado en Nueva York, y mano a mano, junto a Isidro Blasco para la elaboración y proceso de todas las ideas.

«Ya he invitado en el pasado a arquitectos recién graduados de la Escuela de Arquitectura de Madrid, donde yo estudié, pero esta es la primera vez que alguien de “la tierra” viene a ayudarme en mis proyectos», señala Isidro Blasco, quien ha decidido retomar este tipo de propuestas con jóvenes creadores.«Desde hace ya varios años he estado en contacto con el departamento de Proyectos de Arquitectura de la Universidad de Alicante, y en particular con el ilustre catedrático José María Torres Nadal. Y a él y a mí siempre nos ha parecido fundamental que sus estudiantes tengan experiencia formativa fuera de España. Y en varias ocasiones hemos hablado de cómo p0dríamos hacer para que algunos pasaran temporadas cortas en mi estudio de Nueva York. Y ahora es la primera vez que lo hacemos y está resultando muy positivo», agrega.

La alicantina Laura Abad Satoca, licenciada en febrero con matrícula de honor, llegó el pasado abril a Nueva York, donde permanecerá hasta tres meses, y ha contribuido activamente en la obra Prime, que se expone en la galería John Davis de Hudson, Nueva York, desde su apertura hace solo unos días. También ha colaborado en la misma Irene Navarro, de la Universidad de Sevilla.

«Laura Abad trae sus conocimientos, gran entusiasmo y avidez por aprender. No sé si dejo que aporten muchas ideas, porque soy bastante tiránico cuando trabajo, pero el ambiente es muy agradable con estas dos “aprendices”. Además, Laura Abad trae el espíritu de Alicante y de la zona en general que siempre lo llevo prendido en el corazón. Y se agradece», remarca Isidro Blasco, quien ya piensa en su próxima muestra en Lisboa.

 

Leer más
Un “Gran Hermano” en casa del artista Isidro Blasco
ene29

Un “Gran Hermano” en casa del artista Isidro Blasco

El alicantino Isidro Blasco adquiere una casa en Hudson, Estados Unidos, y convoca en ella a 14 artistas en una invitación a la creación en el interior y exterior de la vivienda El conocido escultor se compromete a conservar la obras.

Publicado en Información el 26 de enero del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 26034CU_Alicante.qxd

_RUBY PALMER 4

En una experiencia original e innovadora, semejante a la sensación de un Gran Hermano en la que distintas personas ocupan un espacio íntimo y privado como el de tu casa, el artista alicantino Isidro Blasco se ha abierto a una investigación cultural cuanto menos atractiva.

En ella, Blasco ha convocado a 14 artistas en su propia vivienda, adquirida recientemente en Hudson, Estados Unidos, para una invitación a la creación total. Es decir, todos ellos trabajan tanto en el interior como en el exterior del inmueble, ocupando espacios como la sala y los dormitorios, las escaleras o antiguos armarios, deparando nuevas concepciones y rompiendo viejos esquemas de lo que significa un hogar.

Unas labores que, con el beneplácito e impulso del alicantino Isidro Blasco, cuentan además con su compromiso para conservar las obras una vez finalizada la iniciativa. Lo que es sin duda una propuesta atrevida que culminará con una gran fiesta y exhibición de puertas abiertas al público.

«Muchos artistas están cortando las paredes y el suelo, quitando capas de los 165 años de historia que tiene la casa y responden a lo que se van encontrando. Muchos de los trabajos hacen alusión a los habitantes que en su día pasaron por ahí, y a la forma en que se construyó esta casa. Por ejemplo, ha aparecido un grafiti en una de las paredes donde han aparecido los nombres de los miembros de una familia que allí vivió, incluso con los nombres de sus dos perros. De hecho, el artista que lo ha descubierto, Andrew duPont, que está haciendo agujeros rectangulares para poner sonido que pasa hacia el otro lado del muro a través de estos agujeros, ha decidido eliminarlo. Como todos están respetando la historia de la vivienda, él ha decidido hacer lo contrario, ya que seguir esa corriente le parecía demasiado cursi. Es la prerrogativa de los artistas a no seguir la corriente comúnmente aceptada creo yo», señala Isidro Blasco, sobre la variedad de creaciones y puntos de vista que están surgiendo en esta actividad que nace principalmente en Estados Unidos tras la crisis inmobiliaria del 2008.

«Entonces, surgió una organización que se llamaba No Longer Empty, que empezó en el 2009 y que buscaba estos locales vacíos y les pedía a los dueños del edificio si se podía convocar a artistas y organizar exposiciones temporales, en muchas ocasiones utilizando los propios materiales de obra allí presentes. Yo participé en una de estas exposiciones en 2010, llamada “Weaving in and out” en Harlem. La idea de este tipo de exposiciones es utilizar estos lugares que se han quedado vacíos. A los artistas nos viene fenomenal porque nos da un lugar donde experimentar nuevas ideas y a los propietarios les ayuda, al generar expectación en torno a su propiedad», detalla Blasco, experto escultor y diseñador de todo tipo de espacios urbanos, con obra repartida por medio mundo.

Según relata Blasco, respecto a su experiencia con los 14 artistas convocados en su casa de Hudson, la mayoría de ellos han elaborado sus creaciones en la zona de la sala central y los dormitorios, puesto que la cocina y los baños, al andar más recargados de objetos, resulta más complicado.

«En general, cada artista está trayendo las ideas que han hecho en su estudio, pero de una forma más radical. Por ejemplo, Ruby Palmer, que en sus dibujos crea una ilusión de espacio al estilo Giotto, aquí lo que ha hecho ha sido cortar las paredes, y en la trama estructural que se ha encontrado, ha creado esa falsa perspectiva con la poca profundidad que le daba el interior del muro. El efecto es increíble», apunta Blasco.

En cualquier caso, el artista alicantino admite que la mayoría de creaciones se han producido en el interior de la casa (en el exterior, la semana pasada, alcanzaron los 25 grados bajo cero). También la luz, un elemento fundamental en las viviendas, no ha resaltado especialmente por el duro invierno. De todos modos, y como recalca Isidro Blasco, el potencial de las obras hasta ahora realizadas ha respondido a la inspiración que palpita en un marco vivamente interesante y tan poco habitual para un artista como el de una casa.

Leer más
Artistas a domicilio en la provincia de Alicante
sep19

Artistas a domicilio en la provincia de Alicante

La crisis transforma el perfil laboral de los ilustradores alicantinos, volcados en un trabajo más personalizado del cliente, llegando a dibujar desde paredes de casa a retratos por encargo. FOTO: VCROWN

Publicado en Información el 3 de octubre del 2011

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20111003044

Manuel-Galdón-Mural-de-la-Plaza-del-Doctor-Balmis

Son artistas a domicilio. Profesionales del dibujo y la ilustración que, por unos 700 euros, son capaces de dibujarte a la carta cualquiera de las paredes de tu casa. Retratan a tu pareja, a tu mascota o tu paisaje preferido para que, a modo de un tatuaje, los recuerdes para siempre cómodamente sentado desde tu sillón. Son los nuevos tiempos de un oficio que se ha transformado por la crisis y la falta de oportunidades, donde cada vez son menos frecuentes las exposiciones, y las ilustraciones o trabajos por encargo forman parte ya de su oferta laboral.

El alicantino Roberto Picó López reconoce pasar por este “nuevo proceso de adaptación” por el que atraviesa la ilustración. “Todo el sector en parte lo estamos haciendo”, comenta. Y lejos de hundirse, Picó es capaz de cubrir de arte, con pincel en mano, lo que antes era una pared vacía y sinsentido. “Pintar y dibujar las paredes de una casa es como tener un cuadro gigante, solo que éste no se mueve”, apunta. Esta moda impulsada principalmente por la obsesión de personalizar nuestros objetos también se extiende a cafeterías o peluquerías. Negocios que aprovechan estas nuevas tendencias para aportar una firma o sello único a sus empresas, añadiéndoles además un factor diferenciador de su competencia.

Manu Galdón, uno de los artistas más consagrados de la provincia de Alicante, y quien fuera uno de los dibujantes de Disney para películas tan conocidas como Tarzán, también ha trabajado en esta personalización del arte, que es otra de las alternativas por las que pasa la ilustración en estos tiempos difíciles.

Pero más allá del arte de la ilustración, Internet se presenta como una ventana abierta al mundo para los artistas alicantinos. De hecho, muchos de ellos, como el alicantino Roberto Picó, acuden a la red para cerrar nuevos contratos que no están nada mal remunerados. Se trata, sobre todo, de los encargos que reciben desde el sector de los videojuegos, donde los dibujantes e ilustradores se encargan de dar vida a los sueños e ideas de guionistas y programadores cuando tejen la trama principal de cualquier videojuego.

“Se trata de navegar y acceder a estas páginas webs donde existen todo tipo de ofertas de empleo. En una de ellas, hace poco, contacté con un programador turco que estaba preparando un juego de iPhone para subir al “app store” (así se conoce el mercado donde es posible comprar los videojuegos desde esta plataforma). Y el caso es que él me envió lo que quería, siempre en inglés claro, que es como se trabaja todo esto, y le envié los primeros bocetos. Le gustaron, recibí el primer dinero y luego se acabó. Yo hice los dibujos de los personajes, traté de moldear ese mundo que él quería a su gusto, corrigiendo algunos detalles que no pudiera tener claros. Luego, una vez termina la parte de la ilustración y el diseño, queda ya todo en sus manos”, apunta Roberto Picó.

Este negocio, y esta nueva salida para los ilustradores alicantinos, puede representar un jugoso negocio si se atiende a un solo dato. Recientemente, Google informó que mil millones de personas utilizan habitualmente su teléfono móvil para acudir a las redes sociales u otros dispositivos (como videojuegos). Pues bien, “si subimos un juego, a un euro como precio, basta con vender un millón para llevarte un millón de euros. Así de sencillo”, explicaba Picó, quien ha optado por la especialización laboral en este sector con sus estudios en Escuela Superior de Arte y Tecnología en Valencia. “Ahora he preparado y diseñado otros personajes para un futuro juego que aparecerá para Xbox 360 y Play3. Pero aquí, a diferencia de los videojuegos para móvil, los procesos son mucho más lentos y el trabajo es mucho mayor”, agrega.

VIDEOMAPING
¿Se imaginan paredes con imágenes en movimiento? ¿Ladrillos con pantallas LED, como el de las televisiones de alta definición, que proyectaran todo tipo de figuraciones incluso en tecnología 3-D sobre una fachada? Pues existe, es el futuro, y se llama videomaping. Se trata todavía de una técnica un tanto precoz, pero que poco a poco se abre paso entre las agencias de publicidad, discotecas y centros culturales. Y aviso para todos aquellos artistas que buscan trabajo y aún no se han decantado por alguna especialización: existen empresas, sobre todo las de publicidad, que se matan por encontrar a técnicos de videomaping. Lo dice el alicantino Javi Sala, uno de los pocos estudiosos de esta rama audiovisual. “El concepto es animar objetos inanimados. Eso es el videomaping. Proyectar sobre fachadas imágenes en movimiento, aportándoles una nueva estética. Una técnica poco conocida pero que, desde el 2010, se ha disparado. Ahora el videomaping se experimenta más en discotecas y zonas de fiestas, pero su objetivo es que se realice en edificios que puedan ser “videomapeados”, como un museo o un centro cultural”, afirma.

Leer más