Nuevas ilustraciones de Javier Sáez Castán
Ago01

Nuevas ilustraciones de Javier Sáez Castán

El alicantino Javier Sáez Castán ilustra y publica una nueva edición de Los viajes de Gulliver, basándose en la técnica utilizada por los pintores viajeros y primeros artistas aventureros que realizaban dibujos de sus exploraciones

Publicado en Información el 13 de mayo del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 12040CU_Alicante.qxd

El enano gigante

El álbum ilustrado le gana terreno a la literatura infantil en el mercado desde hace meses y, en ese mismo terreno, se cuelan cada vez más clásicos de aventuras y ciencia ficción que suman enteros con sus ilustraciones. Son clásicos que hacen caja segura ante un público fiel, y con obras que aprovechan al máximo el plus de sus dibujos y su valor gráfico. «El hecho de que un libro sea hermoso, lo hace más atractivo tanto a los ojos de los adultos como a los de los niños», nos dice la escritora Mar Benegas.

Así, el alicantino Javier Sáez Castán (nacido en Huesca, pero afincado en la provincia desde hace años) ha ilustrado una nueva edición de Los viajes de Gulliver (Sexto Piso ediciones), basándose en la técnica utilizada por los pintores viajeros y primeros artistas aventureros que realizaban dibujos de sus exploraciones. De este modo, Sáez recrea el maravilloso mundo ideado por Swift en esta nueva edición de Los viajes de Gulliver, publicada originalmente en 1726, siendo una amarga crítica contra la sociedad y la condición humana a la vez que una parodia del subgénero literario de los «relatos de viajes», tan comunes de la época.

Castán, que ha obtenido premios como el del Banco del Libro de Venezuela, el de la Feria Internacional del libro Infantil y Juvenil de México, exponiendo su obra también en la reconocida Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia, asegura que aceptó encantado el reto de la editorial para trabajar los viajes de Jonathan Swift, donde siguió sus propias pautas: «Como es obvio, primero tengo que leer el libro, o releerlo si ya lo conocía. En este caso me resultó útil leer un prólogo extenso sobre Swift y su obra. Luego dediqué bastante tiempo a encontrar un tono general que me sirviera para el conjunto de las ilustraciones y a hacer bocetos tratando de encontrar las imágenes más llamativas de cada capítulo», afirma.

«En cuanto a la libertad y las referencias, no experimento dicotomía: en realidad me siento bastante libre dejando que las referencias que inevitablemente pesan sobre mi imaginación actúen. Y esa actuación es precisamente lo fundamental de mi trabajo», agrega el ilustrador alicantino, que ha dejado su impronta personal sobre sus dibujos, con una vaga referencia a los grabados clásicos en lo que se refiere a la técnica empleada.

La obra Los viajes de Gulliver goza de la mirada irónica y feroz que caracteriza a su autor. La aventura de Gulliver en el país de Liliput, donde los habitantes son poco más grandes de tamaño que un dedal, lo que lo convierte en un temible gigante, ha alcanzado popularidad universal. El poder, la arbitrariedad, la guerra y la capacidad de coexistencia de los pueblos se convierten en el objetivo de sus ácidos comentarios. Algo parecido a lo que sucede en el país de los gigantes, donde Gulliver es un enano. Y en la mejor tradición utópica, Swift termina el libro con el viaje al país de los houyhnhnms, caballos inteligentes que son capaces de construir una sociedad en armonía y justicia.

Leer más
Entrevista a Jorge Jiménez, dibujante de Superman (DC Comics)
Jul30

Entrevista a Jorge Jiménez, dibujante de Superman (DC Comics)

Dibujante de Smallville Season 11 en la saga de Superman. Jorge Jiménez, una de las firmas más destacadas en el dibujo español, que trabaja para la editorial DC Comics (Batman, Arrow o el mismo Superman) estuvo en Alicante en el ciclo de ponencias y talleres organizado por Unicómic. (FOTO: HÉCTOR FUENTES)

Publicado en Información el 30 de marzo del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 30097CU_Alicante.qxd

unicomic en sede UA

«La última película de Superman es una pasada, pero le falta alma»

P: ¿Qué le piden sus jefes cuando dibuja Superman?

R: Pues como a todo el mundo, me piden que los personajes recuerden a los actores de la película aunque, eso sí, sin un parecido total a ellos porque hay derechos. Vamos, que se parezcan, pero lo que no puedes hacer es que sean clavados. Lo que es un poco raro, porque es una especie de mezcla de algo realista con tu estilo. El caso es que la cosa poco a poco fue tirando y, ahora, me lo estoy llevando a mi terreno, hasta que me han dejado para seguir mi propio estilo. Porque lo que se trata es de contar la historia de Superman, y la verdad es que estoy muy contento porque las críticas han sido muy positivas.

P: ¿Y qué tal se lleva con los guionistas? ¿Impera el buen rollo?

R:  Normalmente no, y la relación se basa prácticamente en correos electrónicos, y de lo que se trata es de hacerlo bien y rápido. Y si no protestas mejor, claro, sobre todo al principio de tu carrera. Pero cuando intentas hacer lo mejor posible las cosas, pues intentas buscar un equilibrio entre editores, coloristas y demás. En mi caso, con Smalville, te puedo decir que tengo una relación muy buena. Nos conocimos por Twitter, y comentamos un montón de cosas. Hay sugerencias por ambos lados y hay una total cooperación

P: ¿Ha visto todas las películas de Superman? ¿Qué le parece la última, por cierto?

R:  Pues la última película está muy guay, y obviamente no puedo entrar en comparaciones con las últimas versiones, que tienen algo que ésta no tendrá nunca. ¿La última «peli»? Pues visualmente es una pasada, está muy bien hecha, pero le falta alma. Las antiguas películas tenían algo que cuando las vi de niño se me quedaron grabadas, y me influyeron de tal manera que han hecho que me dedique a esto. Hay veces, incluso, que me pongo a escuchar la antigua banda sonora y es como la primera vez. Es otra cosa.

P: ¿Qué le dice la famosa polémica del «paquete» de Superman en la película? 

R:  (Risas) Si te vale de algo, yo le hago, le dibujo un «paquete» normal.

P: ¿Hasta cuándo reinarán los superhéroes en la gran pantalla?

R:  Es muy interesante todo lo que está ocurriendo porque fíjate que los superhéroes son eso, cosa de niños, y en cambio hay directores como Christopher Nolan que convierten a Batman en un personaje que va más allá de todo eso. Y luego por ejemplo está el prisma de Los Vengadores, con todos esos superhéroes que nos entretienen y a la vez nos hacen reír. Todo esto está pasando, y es depende de lo que busques.

P: ¿Lo mejor de su trabajo?

R:  Pues que puedes trabajar donde quieras, y puedes hacerlo aquí o en Argentina. Yo lo hago en Granada porque es mi ciudad y porque me encanta. Y lo peor es como cualquier otro trabajo, que no tienes tiempo para nada. Son muchas horas, dedico hasta 10 o 12 diarias, aunque eso también depende de la magnitud de las páginas o de la inspiración.

P: ¿Feliz con su sueldo?

R:  Pues sí, la verdad, porque en el extranjero se gana más y mejor. Vamos, que en España se gana ahora una cuarta parte que lo que te dan en el extranjero. También todo esto tiene que ver con la editorial, el formato… no sé, es como si haces un cómic manga en España, está claro que no te dan el mismo dinero que si lo haces en Japón.

P: ¿El dibujante se documenta, como está obligado el guionista?

R:  Por supuesto, a ti lo que te dan es el guión y a partir de ahí te tienes que buscar la vida. Por ejemplo, si en el cómic aparece el Museo del Louvre, de París, y no has estado en tu vida, puedes tiras de Google y observas cómo es para reflejarlo. O si tal secuencia está ubicada en un lugar concreto de Nueva York… Puedes servirte de Google, pero también tienes que llevar a cabo una interpretación de la realidad.

P: ¿Cree en el cómic digital?

R:  Piensa que los niños que se han criado entre pantallas son diferentes a nosotros, y eso de leer tus cómics y dejarlos en la estantería se va a ir deteriorando. El niño al final te dirá señalando a la pantalla eso de «para qué quiero un cómic de papel, si aquí se ve mejor». No se sabe bien cómo será esta transición, aunque yo solo espero que las historias se sigan contando.

Leer más
Lola Lorente, autora alicantina ganadora del premio "Autor Revelación" del Salón del Cómic de Barcelona 2012
May08

Lola Lorente, autora alicantina ganadora del premio "Autor Revelación" del Salón del Cómic de Barcelona 2012

Solo un libro le ha bastado a Lola Lorente (Bigastro, 1980) para hacerse un hueco en el mercado editorial. Un debut soñado con su obra Sangre de mi sangre, que da también el salto al extranjero (ya se ha publicado en Francia e Italia). 

Publicado el domingo 7 de mayo del 2012, en “Información” de Alicante 

Publicado en el diario “Levante” de Valencia, domingo 7 de mayo del 2012. 

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20120506095

archivosalida_20120505_183236

P: Vayamos por el principio: 
enhorabuena por el premio.

R: Muchas gracias. Ha sido un subidón, algo inesperado. Y estoy súper contenta porque la verdad es que  no lo esperaba. El viernes por la tarde fue la entrega de premios y me dijeron con antelación que tenía que asistir porque habían organizado una selección de autores y demás. Pero no sospechaba en absoluto que me fueran a dar el premio de “Autor Revelación”. Sabía que se habían producido unos cambios en la entrega de los galardones y… bueno, fue una sorpresa muy grande cuando dijeron mi nombre. Una enorme alegría porque este año ha sido muy prolífico en nuevos autores que han publicado por primera vez su libro y, que te elijan a ti, pues es muy gratificante.

P: Su Facebook debe estar echando humo…

Pues no lo sé porque no tengo Internet en el móvil. Pero sí que hay amigos y familiares que se han acordado de mí.

P: El premio queda de perlas para un currículum tan joven como el suyo…

Uffffff… Es muy importante este premio, porque es una buenísima carta de presentación en el que es mi primer libro. Es algo muy positivo.

P: ¿Por qué vale Sangre de mi sangre un galardón así?

R: Sangre de mi sangre es un proyecto de mucho, mucho tiempo. Pero es que tampoco he sabido hacerlo en menos tiempo. Lo he compartido con otros trabajos, pero tampoco tenía exactamente la madurez que quería contar. Para mí, el guión es muy importante, y no lo tenía muy claro. Por eso he necesitado muchas páginas para saber lo que quería contar. He tenido que tirar muchas páginas a la basura para contar este libro, y que tuviese forma.

P: Como una terapia personal…

R: Sí, porque con el libro me he descubierto a mí misma, y haciendo estas páginas como que te vas conociendo a ti mismo.

P: Lo cierto es que sus dibujos tienen una personalidad muy marcada, una firma perfectamente reconocible. Las curvas, el blanco y negro…

R: No es algo que esté buscado. Empecé a dibujar así porque no sabía dibujar de otra forma. Y vas haciendo páginas, las vas publicando y lo vas viendo. Al principio, empecé en un fanzine que no tenía pretensiones de ser profesional. Empezamos ahí unos colegas a hacer páginas, a graparlas nosotros mismos y a moverlas. Incluso he venido al Salón del Cómic de Barcelona para vender nuestra obra. Y como el estilo era un tanto oscuro y tenía un halo de mal rollo decidimos llamarlo Fanzine Enfermo. Y al final fue un trabajo muy cuidado con el que publicamos siete números. Un trabajo muy serio con el que te desarrollas estéticamente y encuentras tus soluciones. Desarrollas tu estilo y un poco las cosas que no controlas. Ahí encuentras tu estilo y encuentras tu manera de cómo hacerlo.

P: ¿Y por qué le ha dado por dibujar en su vida?

R: Nací en Bigastro, me fui a estudiar Bellas Artes a Valencia, y allí conocí el mundo del cómic, que fui también enfocando al final de mi carrera. Luego estudié en Barcelona, en la Escuela de Ilustración y me largué después un año y medio a Francia: en el Maison de Auteurs.

P: Un centro de alto rendimiento para jóvenes dibujantes…

R: Es una casa que está donde se celebra el Salón del Cómic más importante de Europa. Es un edificio que tiene muchos talleres para trabajar individual y colectivamente con otros autores de cómic, ilustración y todo lo relacionado con la narración. Conseguí llegar allí por un concurso en España que no gané, pero vieron mi trabajo y entonces me aceptaron. Y con la posibilidad de tener un taller y una vivienda, fue lo que hizo que tuviera y potenciara el proyecto de Sangre de mi sangre. Me fui con 63 páginas, regresé de Francia con 120, y las restantes las terminé en España.

P: Su primer libro le ha llevado mucho, pero que mucho tiempo…

R: Me ha llevado mucho tiempo y he vivido en todo ese tiempo, la verdad, con concursos y becas a los que me he presentado. Porque cuando salí de España, por entonces, había un montón de concursos y becas. Ahora no sé cómo estará la cosa…

P: ¿Se siente más valorada en el extranjero que en España por su trabajo?

R: En absoluto. Tengo tanto prestigio en España como en el extranjero. Aunque todo es muy relativo, porque los círculos en donde te mueves no son comerciales ni muy mayoritarios, son más bien íntimos y reducidos. A mí, siempre donde he ido, me han tratado muy bien, y he estado invitada en muchos festivales de España, Francia y, próximamente Italia, donde se editará en breve Sangre de mi sangre.

P: ¿Qué proyecto tiene ahora en mente?

R: Pienso hacer otro libro, pero necesito mi tiempo y estoy pensando dibujos y tomando notas. Estamos, cómo decirte, en barbecho. Pero lo que tengo claro es que voy a hacer una serie de cambios, tanto gráficos como en el color, y pienso en un trabajo mucho más ligero, corto y colorista. Por eso voy a seguir investigando.

P: El cómic en la pantalla digital… ¿Podemos hablar de este formato como un hecho?

R: Es un hecho que está ahí. Te digo más, cuando firmo los contratos, aceptas su venta digital para los iPads y demás. Yo soy una amante del libro, pero no sé hasta qué punto afectará este sistema de ventas al mercado tradicional. No lo sé. Lo que sí está claro es que el mercado digital se va a potenciar y ya existen muchas formas: las webs cómics, los blogs cómics… la gente trabaja en estos portales y eso es una realidad.

P: ¿Qué le recomendaría a un joven dibujante que se enfrenta a un panorama desolador y una crisis sin freno?

R: Tres cosas: que haga cosas, que haga cosas y que haga cosas. Tiene que empezar cuidando sus libros, sus primeras obras, y que comparta con otros autores, que se deje ver y no esconda sus obras en un cajón.

Leer más
Kenny Ruiz, dibujante alicantino y premio al Mejor Autor del Salón del Cómic Manga de Barcelona
Abr16

Kenny Ruiz, dibujante alicantino y premio al Mejor Autor del Salón del Cómic Manga de Barcelona

Al principio, fueron ilustraciones de Disney, con las que Kenny Ruiz fue ganando en experiencia y técnica. Porque uno no toca la gloria de la noche a la mañana. Pero lo cierto es que a Kenny Ruiz el éxito le ha venido en plena juventud, y eso se valora mucho, aunque con los galardones del cómic ni se vende ni se gana más, según nos cuenta. Reconocimientos a parte, ahí quedan sus obras, algunas de ellas muy respetadas: con El cazador de rayos y Barcelona: Cyan se llevó los premios populares del Salón del Cómic de Barcelona en 2005 y 2007. Y, en 2011, arrasó con los del Salón del Cómic Manga por su saga Dos espadas. ¿Un sueño? Vender sus cómics en Japón, un mercado casi inalcanzable para cualquier dibujante europeo o americano. FOTO: FUNDACIÓN WIKIPEDIA. 

Publicado en Información el 16 de abril del 2012. 

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20120416037

“Los japoneses no nos hacen caso”

P: Los japoneses no quieren a europeos y americanos trabajando el cómic Manga. ¿Verdadero o falso?

R: Así es, en Japón sigue siendo un trabajo solo para ellos, cuando hay autores en Europa y en Estados Unidos que tienen interés por este formato. Pero no nos hacen caso. Yo lo comparo muchas veces como un japonés que viniera a torear a España. Nos parecería gracioso, pero nunca lo haría bien, aunque tenga talento. Yo creo que para ellos es lo mismo. Cuando nos ven con dibujos Manga les parece gracioso, pero allí en Japón ellos tienen un millón.

P: Vamos, que nunca veremos un autor europeo o americano en Japón vendiendo cómics Manga…

R: En el concepto de contratar a autores extranjeros, menos en España que siempre contratamos a extranjeros para que nos enseñen, en Japón no se hace así. Quieren tener gente autóctona, y si quieres hacerte un hueco en su mercado, tienes que ser mejor que ellos. Así de simple.

P: ¿Pero qué tiene de especial el cómic Manga?

R: Son cómics con más páginas que el europeo o americano. Y, con ello, se pueden desarrollar más los personajes y profundizar en las emociones. Los dibujos son en blanco y negro, lo que agiliza el trabajo del dibujante, y ganar más tiempo y ser más dinámicos. Eso hace que el lector tenga una mayor producción. Yo siempre digo que hacer Manga es como una película de televisión, y el cómic europeo es como hacer una película de cine.

P: ¿Qué es un Salón del Cómic? ¿Un centro cultural o del entretenimiento?

P: Creo que el término “Salón del Cómic” está obsoleto, porque éste ha evolucionado y tiene ya muy poco que ver con el cómic. A mí me gustan mucho, pero me da también un poco de pena ver que el 5% del espacio es de los cómics. Son más bien encuentros de ocio para aficionados a la cultura pop, por decirlo de algún modo. Porque están los videojuegos, los “cosplay” que no deja de ser un pase de disfraces… y un montón de hobbys que, de una u otra manera, tienen su origen en el Manga.

P: ¿Qué hay del proyecto multimedia Malefic Time: Soum que publicará Norma Editorial?

R: Esta es una locura que nace de Luis y Rómulo Royo. Unos visionarios. Es un proyecto de ilustraciones que no querían que se quedara únicamente en eso, y se expandiera a otros lenguajes. Así, yo estoy con el guión y el cómic, cuando Avalanch le incorporará la música ambiente y hay una novela en marcha que es el complemento. Es algo muy interesante porque cada elemento tiene su propia identidad, pero unido crece más. Estoy muy contento porque me han dado una libertad absoluta para la creación.

P: Es un autor polivalente, porque a la vez también trabaja en la adopción del clásico La isla misteriosa de Julio Verne

R: Precisamente ahora estaba acabando la página 42. Se publicará a finales de mayo en Francia. Bueno, yo diría más que polivalente, todoterreno, porque en este mundo hay que ser capaz de afrontar cualquier lenguaje. Si no fuera así, no aprenderíamos nada.

P: Tiene usted una colección de premios muy buena… 

R: Es una alegría muy grande, la verdad. Te sientes súper importante por esos días, y sientes que no has hecho el gilipollas en tu casa y la gente te ha votado y le has gustado. Cuando me dieron los premios, dije que tenía que disfrutarlo a tope, sentirme el rey del mundo, y al día siguiente olvidarme. Porque los premios no hacen que vendas más tebeos, y a los editores nacionales y extranjeros también les da igual. Es algo muy efímero. La gente se acuerda de ti, y a los tres meses tienes que hacer un trabajo mejor que el anterior. Los premios no sirven para nada.

P: ¿Qué le pasa a la adaptación de los cómics en el cine? ¡Siempre son las mismas historias!

R: No creo que sea una crisis de ideas, sino una crisis de confianza. El cine ha llegado a un punto que hay un gasto gigante de dinero, y cualquier producción quiere e intenta recuperar esa inversión. Y la putada de la industria es que cuanto más se invierte, más se exige. Te tiembla también el pulso cuando es una peli de tantos millones de dólares. Pero también es verdad que la gente está harta ya de tanto refrito.

P: Pues en el cómic ocurre algo similar… todo son zombis

R: La verdad es que es terrible. El concepto “boom” siempre ha existido, y eso es culpa de los productores que agotan la gallina de oro. Sacan 800.000 productos del mismo género, hasta que el espectador está agotado. Ocurrió no hace mucho con El señor de los anillos, y se invadió el mercado con historias de elfos y etcétera. Ahora ocurre con The Walking dead, que es muy bueno, una obra maestra del guión, y lo que no saben los editores es que esta gente ha trabajado mucho para este éxito, y no es que el éxito vengan por los zombis.

P: ¿Ve posible la adaptación del cómic a la pantalla digital?

R: Lo veo difícil, aunque yo me exprimo el coco para hacer algo digital. La pena es que esto tampoco lo han asimilado los productores, que nos piden cómics para coleccionistas al precio de 50 euros, con tapa dura y centenares de páginas. ¡Pero si ni yo mismo tengo ese dinero! La gente está pidiendo todo lo contrario: cómics baratos, rápidos y consumo digital. Y ahora nos piden todo lo contrario.

Leer más