María Moldes: de Instagram a objeto de estudio
Mar07

María Moldes: de Instagram a objeto de estudio

El prestigioso comisario F. C. Gundach, hito de la fotografía de moda  en Alemania, selecciona el trabajo de la alicantina María Moldes para  una exposición mundial en Hamburgo sobre vanguardia y referencia de  imágenes tomadas con el móvil.

Publicado en Información el 14 de febrero del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 14076CU_Alicante.qxd

monograficos_20151106_134727

Se trata de imágenes cotidianas que no captan nuestra atención hasta  que son captadas por el filtro de la cámara; instantáneas que  despiertan nuestra curiosidad y que exhibidas en público, en una  exposición, en una muestra, se transforman en objetos de estudio cultural.

El trabajo de la fotógrafa alicantina María Moldes se adentra  precisamente en este contexto cuando sus estampas en la playa, en la  calle, en las casas que en el mar o en la montaña (nuestras vidas,  las vidas de todas las personas) juegan a partes iguales con su  original visión y observación; su perfecta composición; la luz; la  improvisación y la capacidad de sorprender al espectador. Una  combinación que está centrando los focos internacionales de la  fotografía, como ahora en Hamburgo, donde el prestigioso fotógrafo y  comisario F. C. Gundach imparte clases y charlas sobre lo que  significa la vanguardia y referencia en la fotografía móvil con su  ejemplo.

Gundach, hito de la fotografía de moda en Alemania, fundador de la  casa de la fotografía Deichtorhallen en Hamburgo (uno de los centros  expositivos más importantes de Europa, como el Fotografiska de  Estocolmo), es una de las partes activas de esta exposición mundial  en la galería Dear Photography donde se reflexiona sobre la  evolución fotográfica debido al empuje de internet, las nuevas  tecnologías y herramientas que nos proporcionan las cámaras  integradas en los teléfonos móviles. Una muestra que recoge  materiales de Suecia, Italia, Alemania, Gran Bretaña y, de España,  donde podemos encontrar las poderosas que también llamativas capturas  de María Moldes en las playas de Benidorm o Alicante.

«Este mundo (la fotografía móvil) va a una velocidad bestial y  está brindando nuevas posibilidades para la gente que empieza en la  fotografía, y te permite meter el pie y dar a conocer tu trabajo sin  medios porque… ¿cómo hubiera yo llegado aquí hace 10 años?»,  señala Moldes, quien por medio de las estampas que sube a su perfil  de Instagram ha publicado hasta en la primera plana del tabloide The  Guardian. «Es imposible frenar este fenómeno, y quien no haya  querido enseñar sus fotos en internet va a tener que acabar  haciéndolo… porque hay mucha gente reacia, mucho purismo, como que  si publicas tu foto en internet pierde prestigio… pero eso no es  así», agrega.

«Cada vez hay más exposiciones de fotografías de móvil, y hay  galeristas y comisarios, profesionales del arte que están cada vez  más atentos a las redes… colectivos de Instagram de Brasil, Estados  Unidos, Italia que sin conocerse trabajan muchísimos temas de fotos  en conjunto», señala la alicantina María Moldes, muy feliz por la  selección de esta colección fotográfica titulada «Escenas de la  vida radioactiva» y bajo supervisión de la mirada laureada de F. C.  Gundach.

«Tengo una idea clara de lo que quiero en mi trabajo, pero me gusta  buscar la sorpresa cuando salgo con la cámara. Pero reconozco que soy  bastante cuadriculada, que tengo un estilo muy marcado, aunque sea  cuestión de horas encontrar lo que quiero», apunta Moldes sobre su  trabajo, quien confiesa además que se basa en «que pase lo más  desapercibido posible. De hecho, no suelo pedir permiso para hacer  las fotos, me gusta que no se note… a veces sí pido permiso y me  pongo a hablar con la señora y vuelvo a repetir la toma, pero ya no  es tan buena como la primera, tan natural, y me quedo siempre con la  que hice antes. Pero la verdad es que nunca pensé que mis fotos iban  a tener tanta repercusión».

Además de su original y renovadora visión fotográfica, Moldes cree  que un aspecto que llama poderosamente la atención entre los expertos  internacionales es la «luz», la poderosa luz que trasciende en sus  fotos. «No sé si es precisamente este aspecto, pero muchas veces me  lo pregunto. Pero entiendo que es la luz de aquí, entre otras cosas,  lo que les engancha. Porque mis fotos están muy poco editadas, casi  nada… de hecho esa luz y esos colores es lo que precisamente  busco», comenta.

María Moldes, quien trabaja actualmente su último álbum de  instantáneas, cree en la revolución de la fotografía móvil y sus  sucedáneos porque ha dado a todos las mismas oportunidades: «La  fotografía era antes cara, valía mucho dinero… pero ahora estamos  todos con las mismas oportunidades, sin amiguismos, y solo vales por  tu trabajo. Para mí, esto es un verdadero lujo», concluye.

Leer más
Vicente Plaza: La vida en el mar
Nov03

Vicente Plaza: La vida en el mar

El fotoperiodista alicantino Vicente Plaza obtiene el premio al mejor trabajo multimedia en Photovisa, el certamen más prestigioso en Rusia y uno de los más emblemáticos en Europa. «Fishermen», la serie de imágenes galardonadas, retrata el oficio de los pescadores en aguas de Santa Pola. FOTOS: VICENTE PLAZA

Publicado en Información el 2 de noviembre del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 02055CU_Alicante.qxd

Pescadores

El fotoperiodista alicantino Vicente Plaza ha aprisionado por medio de su cámara fotográfica y una serie de imágenes su visión del mundo, lo que le ha permitido en su primer proyecto profesional (titulado Fishermen) obtener el premio al mejor trabajo multimedia en Photovisa, el certamen más prestigioso de Rusia y uno de los más emblemáticos de Europa.

Vicente Plaza se embarcó durante varios días junto a grupo de pescadores, en aguas de Santa Pola, para retratar la realidad humana y laboral de un oficio no siempre reconocido. Así, el fotoperiodista alicantino compartió comida, camarote y conversaciones para deparar unas fotografías en blanco y negro donde lo tradicional, las técnicas de una profesión antiquísima y el esfuerzo se alían con la naturaleza del mar.

«Aunque no hubiese tomado ni una sola imagen, por la experiencia misma, hubiera valido la pena estar allí», señala Plaza, especialmente sorprendido y feliz por el galardón: «Vi las ediciones de años anteriores en Photovisa, y la calidad de fotos me parecía apasionante, y de hecho recuerdo un reportaje de los baños de barro en Irán increíble. Ni por asomo me imaginaba, la verdad, que en la siguiente edición iba a estar yo en esa galería de premiados», agrega.

El proyecto de Fishermen, desarrollado durante la celebración de un curso en Alicante organizado y patrocinado por el Centro 14, le permitió a Vicente Plaza asimilar una noción aparentemente fácil pero que no siempre lo es: contar una historia. Por ello, el fotoperiodista alicantino puso orden a sus ideas, tiró de talento y siguió los consejos de su profesor Rafa Arjones, jefe de Fotografía de INFORMACIÓN, durante las clases antes de dar el salto definitivo a su primer trabajo serio, y ahora premiado.

«Mi idea del fotoperiodismo se reduce a contar algo con imágenes. Y en esta definición está todo incluido, desde la fotografía más conceptual hasta la más clásica. Creo que el mundo del arte y la fotografía se dirigen hacia el camino de lo “no evidente”, lo que supone descubrir siempre algo nuevo», afirma.

Pese al reconocimiento, Plaza se toma con cautela los elogios, y prefiere seguir disfrutando de su «hobby». Por eso, ahora prepara de nuevo su visión del mundo por medio de su cámara fotográfica en Bakú, Azerbaiyán, donde pretende reflejar la realidad y contrastes de este país en una próxima muestra.

Leer más
Montañas de basura electrónica: Vicente Albero
Sep19

Montañas de basura electrónica: Vicente Albero

El fotoperiodista alicantino Vicente Albero aspira a un premio de 5.000 euros y una exposición en París por sus imágenes del vertedero de Agbogbloshie, en Ghana.

Publicado en Información el 14 de septiembre del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 14063CU_Alicante.qxd

prueba

Viejos ordenadores, teclados destartalados, frigoríficos sin utilidad y teléfonos móviles reventados se apilan en gigantescas montañas de basura electrónica en el barrio de Agbogbloshie, en Accra (Ghana). Allí, en el reino de la mierda y el desperdicio, pululan cientos de jóvenes envueltos por el humo tóxico que brota de las pequeñas hogueras con las que desintegran los cables sobrantes de estos aparatos, hasta obtener el cobre que venden por unos euros al pirata que acecha en cada esquina.

El oficio, por llamarlo de algún modo, del que se malvive pese a su brutal dureza, obliga a muchos de estos adolescentes a refugiarse en las drogas para evadirse de la triste cotidianidad. Aunque junto al cannabis y el tabaco, en el vertedero, se puede encontrar casi de todo, porque hay quien se gana la vida vendiendo agua; otros, comida; ropa, calzado… en una especie de autarquía o mercado cerrado que solo ellos conocen.

Así, en la otra cara de la era tecnológica y de Internet, con la que una parte de la humanidad creemos que nos encaminamos hacia el progreso y el futuro; otra, que también muy amplia, sufre su particular pobreza entre toneladas de desechos tecnológicos, la mayoría procedentes de Europa.

Y hasta allí, en un viaje de reencuentro consigo mismo, el fotoperiodista alicantino Vicente Albero trabajó durante varios días hasta deparar una colección que, elogiada en la reciente Visa Pour L’Imagen, aspira ahora a un premio de 5.000 euros y una exposición en París.

«Además de los buenos contactos realizados, pues fue una alegría muy grande esta selección en Perpiñán de la Associacion Nationale des Iconographes», señala Albero, quien tuvo la fortuna, que también la experiencia, de ganarse la confianza de los grupos que acuden a diario al vertedero de Agbogbloshie, por lo que en caso contrario hubiera sido muy difícil el acceso.

«Cuando llegué, como suele ocurrir, no vieron con buenos ojos que me presentara con una cámara en mano. El caso es que les hice unas pocas fotografías que, al día siguiente, revelé, les regalé y entregué en mano. El detalle gustó, y empezó entonces a producirse un bonito vínculo, con el que pude moverme mientras ellos seguían haciendo lo mismo de siempre», explica.

Vicente Albero, que también ha trabajado en otros rincones del mundo como reportero gráfico, agrega que la basura electrónica recala en Accra vía Rotterdam, en contenedores de enormes dimensiones en los que descargan los desechos venidos «del primer mundo». De tal modo que, Agbogbloshie, se ha transformado hoy en un cementerio de herramientas, aparatos inservibles y televisiones que los jóvenes se encargan de destripar, como verdaderos profesionales, para extraer las piezas más valiosas, vendibles, y sobre todo el cobre, el tesoro más preciado.

Leer más
Alicante, foto a foto
Jul30

Alicante, foto a foto

Más de 100 personas de toda España recorren la ciudad, teléfono móvil en mano, para retratarla en el primer Instagram Day. Incluido en el programa de PhotoAlc, se celebraron talleres gratuitos y se exhibieron las imágenes al finalizar la jornada. (FOTO: JUAN CARLOS APARICIO)

Publicado en Información el 30 de marzo del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 30096CU_Alicante.qxd

fotopracticas_20140329_192837

Más de 100 personas venidas de la provincia y de toda España participaron ayer en el primer Instagram Day en Alicante, con el propósito de retratar la ciudad y, por supuesto, intercambiar impresiones en esta corriente cultural que cada vez cuenta con más adeptos.

Organizada por Turisbrand, en colaboración con PhotoAlc, el Instagram Day arrancó con la celebración de una serie de talleres informativos y gratuitos donde los principiantes recibieron algunas nociones básicas y, los más adelantados, algunas pautas de mejora. En estas charlas, además, estuvieron presentes expertos en esta modalidad como el alicantino Rafa Galán, quien señaló que «para mí, la fotografía móvil, se trata de una herramienta más como fotógrafo, por lo que soy un defensor de la fotografía móvil en el ejercicio de la creatividad y de la creación artística. Utilizamos dispositivos móviles para consumir imágenes, igual que somos productores, por lo que tenemos que aprovechar lo que tenemos a mano, sea para uso artístico o laboral».

Tras las ponencias, tuvo lugar el recorrido fotográfico por Alicante, denominado «photowalk», de tal modo que a lo largo del día se iban acumulando docenas de instantáneas de la ciudad en la conocida red social. De este modo, y a continuación, se llevó a cabo una exhibición de las imágenes en una cita en la que también tuvo cabida un intercambio de impresiones y recomendaciones de distintas aplicaciones para dar más brillo o color a las tomas realizadas.

«No nos esperábamos tanta gente, y ha sido todo un éxito. Ha venido gente de Burgos, Madrid, Barcelona y de toda la provincia», afirmó el organizador Gabriel Samper, uno de los referentes de Instagram en España, con casi 200.000 seguidores.

Leer más
Soy fotógrafo de Google
Jul30

Soy fotógrafo de Google

El gigante de Internet examina, forma y contrata a profesionales gráficos de la provincia de Alicante que, con certificado oficial, cobran hasta 1.000 euros por sesión. No superan la docena, y su trabajo consiste en retratar interiores de espacios o negocios para tours virtuales

Publicado en Información el domingo 28 de abril del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20140427084

google_chrome

El fotógrafo oficial de Google se enfrenta a una entrevista telefónica, se examina (en inglés), recibe una posterior formación vía online (gratuita) y tiene que adquirir (e invertir) para el material y las herramientas de trabajo (siempre bajo la supervisión del conocido buscador). A partir de ahí, el retratista o profesional gráfico logra el certificado oficial de Google Business View (así se llama la aplicación) y pasa a formar parte (con su correo y teléfono móvil personal) del exclusivo listado.

En la provincia de Alicante, no superan la docena, y por alguno de estos encargos pueden llegar a recibir hasta más de 1.000 euros. Su trabajo consiste básicamente en realizar un tour virtual, o en otras palabras, retratar y fotografiar el interior de un negocio o espacio cultural para, a continuación, incorporarlo a Google Maps. De este modo, cualquier usuario interesado en conocer las instalaciones de un espacio (digamos, de un museo) puede hacerlo vía web; o si bien le gustaría averiguar cómo es el interior de su restaurante soñado (digamos, el salón de banquetes para su futura boda), puede ahora verlo cómodamente desde su casa y desde el ordenador a través de un solo click.

«¿Tú has visto alguna vez el coche de Google por la calle fotografiando todo lo que hay a su alrededor? Pues esto es lo mismo, es como si metiéramos el coche en el interior de un restaurante o centro comercial, y lo fotografía todo en una panorámica de 360º. Pero como aquí el coche de Google no puede entrar, lo hacemos nosotros», explica Antonio García, de Torrevieja, uno de los primeros «fichajes» de Google hace apenas dos años.

«Un día me llamaron, se presentó como un agente de Google, y me dijo que estaban interesados en contar conmigo después de ver mi trayectoria en la red. Era el mes de agosto, estábamos en fiestas, y yo me lo tomé como una broma y dije algunas palabrotas. Pero más tarde insistieron y vaya si era verdad», explica García, con estudio fotográfico propio en Torrevieja, quien agrega además que este nuevo trabajo de Google supone actualmente el 40% de sus ganancias.

«Los beneficios no son para tirar cohetes, porque es según lo que vendas», afirma Antonio García, quien también reconoce que estos encargos han sido sobre todo un «salvavidas, cuando la cosa estaba muy chunga en el 2012», en plena crisis económica. «Aunque también ha influido la evolución y cambio bestial de este negocio, porque ahora ya todo es online, y la gente entra y compra las fotos que quiere por la web», comenta.

Todos los fotógrafos alicantinos del Google Business View (y que puede elegir libremente el usuario accediendo al listado de la web) manejan un precio similar para sus trabajos, que van de los 200 euros (por un negocio pequeño) a los más de 1.000 euros que puede conllevar, por ejemplo, retratar el interior de un hotel o un teatro (porque son varios días de labor, preocupación por la luz, y los detalles de última hora), en un precio cerrado donde también está incluida la edición y subida de las imágenes que son además propiedad del cliente.

«Google no premia con lo que hacemos nosotros, con el trabajo. Ni te premia ni te sube posiciones en el buscador. Pero esto sí que hace tu ficha más atractiva, de tal forma que es posible que mejore tu posición en el buscador», añade el fotógrafo alicantino Rafa Galán, uno de los más activos en la plataforma de Google, y quien admite que su fuente primordial de trabajo es hoy ésta, acaparando hasta un 80% de su volumen de negocio.

«Google ha cambiado mi visión y mi planteamiento como fotógrafo», señala Galán, dedicado especialmente al sector turístico del norte de la provincia, y quien ingresó en esta plataforma de Google España a inicios del 2012, cuando se puso al tanto de su implantación en Estados Unidos (nació en el 2011) y, más tarde, en varios países de Europa.

Para José Amorós, otro de los alicantinos vinculados al servicio de Google Business View, esta herramienta le ha aportado una experiencia que le sorprendió a él mismo cuando «puedes descubrir cosas que están detrás de una puerta, de una fachada, que ni te esperas». Así, Amorós explica el día que le encargaron fotografiar el Teatro Chapí de Villena, y que le impresionó por su belleza.

Leer más