El secreto de Gabriel Miró
Mar02

El secreto de Gabriel Miró

La investigadora Laura Palomo reordena y completa el libro inédito Figuras de Bethlem, descubriendo así una obra moderna de gran valor literario del escritor alicantino que permanecía oculta y desfragmentada en la prensa de la época. FOTO: CAROLINA ESCALANTE

Publicado en Información el 22 de febrero del 2015

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 22075CU_Alicante.qxd

Laura, Tesis de Gabriel Miro en la biblioteca de Gabriel Miro.

Ya sea por la injusta y agresiva crítica de Ortega y Gasset a su libro El obispo leproso; o por su estilo metafórico, ambicioso, refinado y amplio, muy amplio, solo apto para lectores muy exigentes; o bien por su particular personalidad literaria, alérgica a temáticas en boga, que también a pompas de tertulias y homenajes; por eso, y algunos apuntes más, el escritor alicantino Gabriel Miró permanece hoy en un incomprensible olvido cuando su aportación al lenguaje fue «millonaria», que dijo Umbral, y Azorín se ausentó para siempre de la RAE cuando ésta no valoró correctamente a uno de los grandes prosistas del siglo XX.

En cualquier caso, el tiempo corrige los defectos del pasado y solo así se explica lujosas contribuciones como la reciente de Laura Palomo Alepuz, que ha reordenado y completado la obra inédita Figuras de Bethlem, el secreto de Gabriel Miró, descubriendo un libro de enorme valor literario que hasta ahora se encontraba oculto y perdido entre la prensa de la época y un apéndice del tomo VI de las Obras Completas.

De este modo, en un trabajo dirigido por el profesor Miguel Ángel Lozano y que se ha centrado en los legados que custodia la Fundación Caja Mediterráneo, la alicantina Laura Palomo ha partido de un amplio conjunto de documentos (manuscritos, esquemas, mapas, notas…) para reelaborar la estructura y esquema de Figuras de Bethlem, en un pormenorizado análisis que le ha valido la máxima calificación en su tesis doctoral con la Universidad de Alicante.

«Fue muy difícil unir todas las piezas del puzzle, porque no conocía el argumento de Figuras de Bethlem ni su estructura y tampoco contaba con un texto base o con bibliografía crítica que me sirviesen como referencia. Es necesario tener en cuenta que el material era manuscrito y fragmentario y, además, estaba muy desordenado. Por lo tanto, nuestro trabajo era como el del arqueólogo que va desempolvando cada trocito de una antigua edificación y a través de las partes trata de reconstruir lo que a él le parece que fue el conjunto. Yo fui conociendo el argumento de la obra al mismo tiempo que iba transcribiendo. Pero, sin duda, lo que más quebraderos de cabeza me dio fue la cuestión de la estructura, porque de ella dependía toda mi propuesta de ordenación», señala Laura Palomo, quien configura y divide el libro en tres partes: la primera, dedicada a la historia de Belén; la segunda, al viaje que emprenden los Reyes Magos; y la tercera, al reinado de Herodes, de tal manera que las tres confluían en el mismo momento histórico: el del nacimiento de Jesucristo.

«Por lo que se puede deducir de las opiniones del mismo escritor sobre esta obra, en su epistolario o en algunas entrevistas publicadas en prensa, a Miró le ilusionaba mucho este trabajo. Empieza a mencionar su gestación a partir de 1918 y en 1930, cuando se produjo su muerte, todavía seguía escribiéndola. Figuras de Bethlem conjugaba varios de sus intereses: su atracción por la historia antigua, por la Biblia y por los clásicos greco-latinos», apunta la investigadora alicantina, que ha llevado a cabo una aportación esencial en la bibliografía mironiana.

«La persona que me inició en la lectura de la obra de Gabriel Miró fue Miguel Ángel Lozano. Yo estaba estudiando la licenciatura y él daba una asignatura que se llamaba “Novela española del Modernismo a la Vanguardia”. Durante ese curso leímos Nuestro Padre San Daniel y El obispo leproso. Miró me maravilló. Por eso, cuando me matriculé en el doctorado, pensé que me gustaría hacer mi trabajo de investigación sobre su obra y bajo la supervisión de Miguel Ángel», afirma Laura Palomo, quien destaca el apoyo decisivo para su tesis de los legados de la Fundación Caja Mediterráneo y la Biblioteca Gabriel Miró.

«Mi investigación se basa en dos pilares: el análisis del archivo y la consulta de la biblioteca personal del escritor. Por este motivo, sin su apoyo mi tesis no hubiera tenido sentido», concluye la alicantina.

Leer más
Polop reabre el cementerio literario de Gabriel Miró
Jul16

Polop reabre el cementerio literario de Gabriel Miró

Polop reforma y reabre el antiguo cementerio, clausurado desde 1945, y que inspiró al escritor alicantino algunos pasajes de su obra Años y leguas. El consistorio firma además un convenio con la Universidad de Alicante para rescatar su memoria y legado

Publicado en Información el domingo 13 de julio del 2014

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 13081CU_Alicante.qxd

castell final 006

Por la inmensidad de su legado literario (no siempre reconocido), y por lo que representa en la historia de nuestra literatura Gabriel Miró (perjudicado por las malas lecturas, injustamente valorado), Polop continúa en su labor por recuperar la memoria cultural del escritor alicantino por medio de distintas actividades y acciones.

De este modo, en su último cometido, Polop ha reformado y reabierto el antiguo cementerio que, clausurado desde 1945, sirvió de inspiración a Gabriel Miró para la confección de una de sus obras más significativas, Años y leguas. Libro que, en palabras del profesor Miguel Ángel Lozano, «es el caso más relevante de la novela lírica», y que además fue concebido en las vacaciones que Miró pasaba junto a su familia en Polop y la sierra de Aitana en 1921, aunque no fue publicado hasta siete años después, en 1928.

Y precisamente desde allí, en el cementerio viejo, que corona una de las zonas más altas de la población, Miró gustaba de pasearse; invitaba y lo daba a conocer a sus amigos (como al poeta Pedro Salinas, visita de la que hay constancia por una conocida fotografía); y tomaba notas para sus posteriores escritos ante el hermoso paisaje que se vislumbra.

Así, de aquel escenario literario olvidado, que ha permanecido casi 70 años cerrado y en ruinas, Polop recupera su patrimonio y raíces culturales, ligadas también a la memoria y legado de Gabriel Miró.

«Lo que hemos hecho es básicamente reconstruirlo y dejarlo de manera muy parecida a lo que había en aquellos momentos. Se han reparado tumbas, panteones y hemos colocado paneles con fotografías de Gabriel Miró y carteles con pasajes de su obra. Y la verdad es que ha quedado algo muy bonito y digno de ver, volviendo una vez más a rescatar la huella y memoria literaria que aquí dejó Gabriel Miró», explica el alcalde de Polop, Gabriel Fernández, quien agrega además que el municipio ha firmado un reciente convenio con la Universidad de Alicante con el fin de seguir desarrollando actividades encaminadas a recordar a Gabriel Miró y su obra.

«El escritor iba muy a menudo por allí (por el cementerio antiguo) y entabló bastantes conversaciones con el sepulturero, Joaquín González Grau, y éste le inspiró el personaje de Gaspar Torralba, que menciona en el capítulo de “Huerto de cruces” en Años y leguas», explica Antoni Orts, experto en la obra del escritor alicantino.

Además, en el cementerio viejo, se ha instalado un busto de Gabriel Miró realizado por el escultor alicantino Vicente Bañuls, que complementa las fotografías y paneles para el recorrido cultural de los visitantes al espacio.

Por otro lado, el alcalde de Polop de la Marina, Gabriel Fernández, señaló que las obras para la futura casa-museo del escritor alicantino, que se ubicará junto a un lugar tan emblemático como la Plaza dels Xorros, van por buen camino y la idea es que a finales de año abra sus puertas.

«Primero, se adquirió la casa; luego comenzaron las obras; y ahora se está terminando. Queda la luz y poca cosa más, por lo que en breve podremos montar el material del que disponemos para la exposición», afirmó.

La casa-museo de Gabriel Miró en Polop tiene el propósito de ser un futuro centro para investigadores en la obra del autor alicantino, y que además de mostrar algunos de los objetos personales del escritor (como su traje de verano, donado por la familia), incorporará una importante biblioteca compuesta por primeras ediciones y publicaciones hasta la fecha de Miró.

El consistorio, que ha estado asesorado por la Fundación Caja Mediterráneo y la Universidad de Alicante, con el fin de impulsar y cooperar en la difusión de obra y vida de Miró, tiene también el objetivo de convertir la casa-museo en un centro de visita de escolares del municipio y provincia para así acercarles el legado de Gabriel Miró.

Leer más
Polop sí recuerda a Gabriel Miró
Abr16

Polop sí recuerda a Gabriel Miró

La localidad de la Marina Baixa ultima la apertura de la casa-museo dedicada al escritor alicantino y que se ubicará junto a un lugar tan emblemático como la Plaza dels Xorros. Los herederos del autor de Años y leguas ya le han dado el visto bueno al proyecto. FOTOS: DAVID REVENGA. 

Publicado en Información el domingo 15 de abril del 2012

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20120415083

proyecto de rehabilitacion para casa museo gabriel miro en polop de la marina

Polop ha pasado a la eternidad literaria por Gabriel Miró, de igual modo que Gabriel García Márquez lo hizo con Macondo; Julio Llamazares, con Madrid; o Azorín, con Monóvar.

Y todo ello se debe en parte a la publicación de Años y leguas, con la que Sigüenza (personaje tras el que se camufla Gabriel Miró) descubre algunos de los rincones más emblemáticos de Polop. La novela, considerada por algunos críticos como la “plenitud estética” del escritor alicantino, resalta por el impresionante dominio del lenguaje. Gabriel Miró veraneó durante ocho años en Polop, le gustaba dirigirse a sus habitantes en valenciano y se inspiraba de su naturaleza (llamaba “el león dormido” al monte de Ponoig). Incluso por su artículo “Huerto de Cruces”, sobre el particular cementerio ubicado en lo alto de la localidad de la Marina Baixa, le concedieron el prestigioso premio periodístico Mariano de Cavia.

proyecto de rehabilitacion para casa museo gabriel miro en polop de la marina

Son, entre otras muchas vinculaciones, la memoria de un pueblo cosida a la de un escritor que, hoy sí, tiene su justo reconocimiento con la próxima apertura de una casa-museo en Polop de la Marina.

Se trata de un edificio señorial ubicado en un lugar tan significativo como la Plaza dels Xorros, que el ayuntamiento ha adquirido para este proyecto mironiano que aspirar a convertirse en uno de los puntos culturales más importantes de la provincia.

“Creemos que con esta casa-museo de Gabriel Miró se va a reforzar y proteger un lugar tan importante como la Plaza dels Xorros”, afirmó su alcalde, Gabriel Fernández, quien añadió: “Gabriel Miró le ha dado mucho nombre a este pueblo, y eso es algo que queríamos recuperar. La familia Miró tenía por ejemplo la Casa de Sigüenza que ahora han vendido y poco a poco, la verdad, se ha ido deteriorando la relación. Por eso ahora queremos rescatar toda la historia que Gabriel Miró escribió sobre Polop“.

La preciosa y futura casa-museo de Gabriel Miró acogerá colecciones privadas que poseen objetos muy interesantes sobre el escritor alicantino, además de otros materiales que serán cedidos por los herederos del autor de La cerezas del cementerio. “Bajaron de Madrid algunos familiares de Gabriel Miró, les presentamos la casa, les dijimos lo que queríamos hacer, y se fueron encantadísimos”, agrega el alcalde de Polop de la Marina, Gabriel Fernández.

El deseo del ayuntamiento es abrir esta nueva ruta mironiana a finales de año, porque “nuestro interés siempre ha sido recuperar la cultura de las letras, y no la cultura del ladrillo”.

Por eso, en la casa-museo, se destinarán espacios para que investigadores de todo el mundo puedan estudiar en Polop la vida y obra de Gabriel Miró, al mismo tiempo que potenciarán la visita de escolares del municipio y provincia para acercarles el legado de Gabriel Miró.

Leer más
Un estudio sitúa a Azorín, Gabriel Miró y Miguel Hernández, entre los grandes autores del siglo XX
Abr12

Un estudio sitúa a Azorín, Gabriel Miró y Miguel Hernández, entre los grandes autores del siglo XX

El trabajo de la Universidad Pompeu Fabra también incluye a Vargas Llosa y Juan Marsé en el selecto grupo de los 100 mejores escritores del siglo. El profesor Domingo Ródenas afirmó que la prosa mironiana convirtió “el lenguaje en un arte”. 

Publicado en Información el lunes 22 de diciembre del 2008

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20081222037

 

La riqueza de la prosa y el estilo innovador y brillante de los escritores alicantinos sigue sin, por el momento, pasar desapercibido entre los grandes volúmenes e investigaciones de la crítica literaria. De hecho, un reciente estudio de la Universidad Pompeu Fabra ha incluido en el tomo de Cien escritores fundamentales de la literatura universal del siglo XX a los autores alicantinos José Martínez Ruiz “Azorín“, Miguel Hernández y Gabriel Miró.

La obra, coordinada por el profesor Domingo Ródenas, añade otros muchos escritores de renombre y de incuestionable legado literario como Mario Vargas Llosa (nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante), Gabriel García Márquez, Buero Vallejo, Juan Marsé (premio de Cervantes 2008), Pablo Neruda, Rubén Darío o Borges

Sin embargo, como ocurre en este tipo de volúmenes, las ausencias prometen nuevas polémicas. Y, entre los descartados, se encuentran Vázquez Montalbán, Ramiro de Maeztu, José Hierro o León Felipe. “No barajé en ningún momento la posibilidad de incluir al alicantino Carlos Arniches debido a la obligación de excluir a otros dramaturgos como Alfonso Sastre o Fernando Arrabal“, apuntó Domingo Ródenas. 

En este sentido, el profesor de la Pompeu Fabra Domingo Ródenas justificó la inclusión de Azorín porque “no sólo es representativo de la narrativa, el ensayo y la crítica literaria del cambio de siglo, sino que el conjunto de su obra es uno de los patrimonios más valiosos de las letras hispánicas contemporáneas”. 

Además, Ródenas señaló que “sin Azorín hubiera sido imposible la regeneración de la prosa castellana que se produjo en las primeras dos décadas del siglo, el abandono del retoricismo y la pompa a favor de la precisión y la sobria elegancia. Sin él tampoco es concebible la metamorfosis de la novela, de sus estructuras y engranajes internos. Azorín supo desmantelar la envejecida novela realista y se atrevió a ensayar fórmulas de organización del relato basadas no en la reproducción fotográfica sino en la imaginación, los sueños o en la conciencia de los personaje“. 

Por otro lado, sobre Gabriel Miró, Ródenas agregó que “la prosa mironiana es una de las más hermosas de todo el siglo, tal vez poco adecuada para una novela pero en ella es incuestionable que el lenguaje se hace arte”.

El profesor Domingo Ródenas concluyó que la obra nace con un doble objetivo: “el de hacer balance de la literatura del siglo pasado ahora que vamos adquiriendo cierta distancia de observación y, al mismo tiempo, invitar a cualquier lector presente o futuro a curiosear el universo de un gran creador y especialista en su obra”.

Leer más