La Casa Mira: el secreto modernista de Novelda
dic24

La Casa Mira: el secreto modernista de Novelda

La Casa Mira, impresionante edificio de inicios del siglo XX, es objeto de deseo de políticos y entidades que dejaron de pujar por ella con la crisis económica.  FOTO: RAMIRO VERDÚ

Publicado en “Información” de Alicante, el domingo 2 de diciembre del 2012

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20121202087

archivosalida_20121201_204815

Delfina Marco, propietaria de la Casa Mira, impresionante edificio modernista ubicado en el corazón de Novelda, lanza los brazos al aire cuando espeta al conductor de un coche: “Oiga, oiga, ¿es que no sabe que no se puede aparcar ahí? ¿Es que no ha visto la señal?”. Acudimos por tercera vez a la Casa Mira, en apenas una semana, para convencerle de esta entrevista. “¿Para qué? ¡Si nadie me hace caso! Ahora me han puesto aquí delante un contenedor. Y… ¿sabes? Ya le he dicho al concejal que voy a tirar el contenedor al río Vinalopó con un tractor”.

Delfina Marco Chorro es soltera, octogenaria y heredera de la preciosa Casa Mira con estética modernista, asombrosamente bien conservada, y objeto de deseo de políticos y entidades que dejaron de pujar por ella con la crisis económica. “¿Aceptaría una oferta? “Según… Aceptaría a cambio de un sueldo todos los meses, que me pueda hacer una casita en la zona del servicio y una restauración, arreglo y mantenimiento a cuenta de ellos. Yo la quiero abrir al público, pero con unas condiciones”.

archivosalida_20121203_133342(2)

La Casa Mira fue construida en 1906 por Francisco Mira Abad, un destacado empresario noveldense de vinos y aceites. Y su estilo sigue fielmente las líneas del arte modernista de la época, y que son visibles además en otros dos inmuebles del municipio: la Casa-Museo Modernista de la CAM y el Centro Cultural Gómez-Tortosa. 

El edificio cuenta con dos partes totalmente diferenciadas: la del servicio, más sobria y humilde, donde trabaja y vive el personal, y la de los propietarios, más amplia y espaciosa, en la que rezuman los detalles florales, la policromía en las paredes, muebles originales y cortinas de época espectaculares. “Hay quien va rezando por ahí para que me muera cuanto antes. Pero jamás malvenderé. Ahí están mis sobrinos, que son millonarios, que tienen su yate, último modelo de coche… no regalarán la casa, porque no tienen prisa y no les hace falta”.

La puerta-cancela que da acceso a las estancias más importantes de la casa es de hierro artísticamente forjado con pétalos y policromado, sobre carpintería de madera, diseñado por Anastasio Martínez. A los lados, una pequeña sala y el despacho, con un espectacular mobiliario que encierra en sus cajones las epístolas del señor de la casa. A la salida, nos tropezamos con dos percheros de gran altura y de madera, con incrustaciones naturalistas, dispares y de gran belleza. Al fondo, en la galería, el resto de espacios de la planta baja: el comedor, la salita de estar y el patio descubierto. “Aquí se podría poner un pequeño despacho para trabajar y organizar las visitas. Ah, pero si hay que darle sitio a una sola persona, que sea yo, porque aunque esté jubilada y tenga 80 años aún tengo el seso para eso”, afirma Delfina.

1

El comedor, que se comunica con la cocina donde trabajan los sirvientes, con un hueco disimulado en la pared, nos traslada a otro tiempo, a otra época. Pared, techo y suelo de color y líneas florales, con incluso madera americana procedente de Canadá. Desde aquí también se puede entrar al patio, centro de reunión durante los meses de verano para los señores.

Tal y como señala Irene García, profesora de la Universidad de Alicante, en su libro El arte modernista en Novelda, “la escalera es quizás una de las joyas más preciadas de toda la casa por su papel principalísimo”.

La escalera helecoidal está perfectamente lograda, con madera de caoba por el pasamanos, mármol blanco de Carrara (llama la atención que, con canteras en la zona del Vinalopó, se optara por el mármol italiano, por su categoría de lujo, imaginamos), madera de nogal para el zócalo, con distintas piezas florales y naturalistas hasta el segundo piso, con hierro fundido y policromado en tonos verdes en la balaustrada. De este modo, se accede a la parte más íntima y residencial de la Casa Mira: dormitorios, gran salón y el complemento ineludible de las familias distinguidas: oratorio y sacristía. Y todos están conservados excelentemente.

Al final de nuestra visita, un amigo de la propietaria se cuela en la ruta, quien le pregunta: “Doña Delfina, ¿es usted como la duquesa de Alba?”. La propietaria de la Casa Mira no se arruga y le contesta: “A la Duquesa se lo dan todo gratis, y yo no tengo nada gratis. Y a lo que pide ella se lo conceden, a mí nada. Puñeteros todos”. 

Leer más
Azorín, admirador de Cataluña
oct01

Azorín, admirador de Cataluña

El escritor y periodista alicantino fue siempre un firme defensor de  la lengua y cultura catalanas, lo que le granjeó un buen número de amistades con pensadores como Joan Maragall o Jacint Verdaguer. (FOTO: DIEGO FOTÓGRAFOS)

Publicado el lunes 1 de octubre del 2012 en “Información”. 

MIRA LA NOTICIA EN PDF: PRIMERA PÁGINA SEGUNDA PÁGINA

archivosalida_20130126_011654

 

Podría ser el motivo de una tesis doctoral, quizás incluso de varias, pero de momento podemos disfrutar de este fantástico e interesante legado por medio de una exposición.

La muestra, bajo el título “Cataluña en el cronista de la generación del 98″, realiza un recorrido histórico, literario y biográfico de Azorín en tierras catalanas. Un recorrido que nos da a conocer las amistades de Martínez Ruiz con artistas, pensadores, escritores y políticos catalanes, al mismo tiempo que se nos descubre como un firme defensor de su lengua y cultura.

Azorín era, en definitiva, un admirador de Cataluña, tanto como lo era de España y del castellano. Solo que algunas de sus frases siguen siendo hoy objeto de polémica, sobre todo por la candente actualidad por la que atraviesa Cataluña, y de la que es imposible separarse en los contenidos de esta exposición.

Por todo ello, Azorín, en su fase más anárquica, revolucionaria e iconoclasta de su pensamiento, escribe en el diario El Progreso, en 1898, lo siguiente: “Cada vez admiro más a Cataluña. No se mide la estatura de un pueblo, de una época, por sus hombres eminentes, por el número de sus genios en las ciencias, en las artes, en las letras; se mide por la masa, por el pueblo, por la clase que trabaja y produce. La tierra catalana es admirable por eso (…). El obrero castellano no llega, ni con mucho, al nivel intelectual del catalán (…). En Barcelona no se lee, se investiga, y se está al tanto de las nuevas tendencias estéticas, de la evolución filosóficas (…). Cataluña, cierto, es un pueblo aparte; nada tiene en común con las demás regiones españolas, ni historia, ni lengua, ni literatura, ni costumbres. Es una nación independiente, moralmente independiente; posee tradiciones propias; industria, arte, espíritu privativo“.

Unos años después, Azorín inicia una serie de artículos en el diario ABC bajo el epígrafe de “Desde Barcelona”, donde se entrevistó con algunas de las principales figuras del movimiento catalanista, como Carner, Puig i Cadafalch o Prat de la Riba.

De este modo, Martínez Ruiz ahonda en las mismas cuestiones (lengua, política, literatura…), pero con comentarios más rebajados, menos enérgicos y contundentes, en los que reconoce y respeta igualmente la particularidad catalana.

El catalán hoy puede pagar más que otros habitantes de otras regiones pobres; este dinero que nosotros le pediríamos, él lo daría con gusto sabiendo que iba a ser empleado en su propio provecho. Y necesitaríamos también que, aparte de esta facultad de poder imponer nuevos tributos, se nos concediese una zona neutral, un puerto franco que fomentase e hiciese crecer nuestro comercio con América. Todo esto nos proporcionaría recursos propios”, escribe en 1906.

“¿Vamos a negar a Cataluña sólo por pedirlo Cataluña lo que juzgamos excelente para las demás regiones españolas? (…) Cataluña ha mandado sus representantes a las Cortes; lo que era una protesta revolucionaria y agresiva, se ha convertido en pacífica labor legislativa. ¿Qué sucederá si a pretensiones que estimamos todos justas de esta representación se contesta con la negativa?”, publica Azorín en 1909.

La muestra aborda los vínculos de Azorín con el Modernismo catalán, su amistad con los pensadores catalanes de XIX y XX así como su intensa actividad periodística, en el Diario de Barcelona o La Vanguardia, donde ejerció como crítico literario y publicó cerca de 200 artículos.

Un ciclo de conferencias complementará esta exposición, con participación de la dirección de La Vanguardia; Enric González, de El País; Carme Riera, de la RAE; y Antoni Ròdenas, escritor, entre otros.

Leer más
Una visita por la Casa Museo Modernista de Novelda, la casa de la Pichocha
jun18

Una visita por la Casa Museo Modernista de Novelda, la casa de la Pichocha

Para los que crean que el único -y mejor- modernismo podemos encontrarlo en Cataluña, se equivocan. En la provincia de Alicante, y concretamente en el municipio de Novelda, podemos visitar la Casa Museo Modernista de Novelda.  (FOTO: VICENTE ALBERO)

070718 FI CasaMuseoModern 0083

Una maravilla de edificio, milagrosamente bien conservado, pese a la guerra y la dictadura, que mantiene sus interiores y exteriores tales y como se construyeron en su época.

Pero abandonemos las palabras, porque en la era de Internet y la imagen vale la pena echarle un vistazo a este vídeo, que informa del modernismo y de este, insisto, impresionante patrimonio noveldense, propiedad en la actualidad de la Fundación Caja Mediterráneo.

Para más información:

PINCHA AQUÍ (Blog oficial del Ayuntamiento de Novelda)

PINCHA AQUÍ (Web oficial de la Casa Museo Modernista de la CAM).

Leer más