Azorín en ABC (1905-1906). Notas y puntualizaciones a la guía de la obra completa de E. Inman Fox
Mar01

Azorín en ABC (1905-1906). Notas y puntualizaciones a la guía de la obra completa de E. Inman Fox

La mejor cronología disponible hoy sobre la producción periodística de José Martínez Ruiz la encuentra el lector en el libro de E. Inman Fox, Azorín: guía de la obra completa. Un trabajo que se ha sometido a revisión y objeto de estudio desde el ingreso del periodista alicantino en ABC (1 de junio de 1905) hasta finales de 1906. En este intervalo de tiempo, y por medio del análisis y la investigación con nuevas herramientas tecnológicas como la hemeroteca digital de ABC, se han detectado tres escritos inéditos y otras anotaciones erróneas con fechas equivocadas y títulos incorrectos. Además, a partir de esta selección de crónicas azorinianas en ABC, se han aprisionado los valores literarios del periodista alicantino como su inconfundible y original estilo, la sensibilidad, el paisaje, la inspiración libresca o su independencia frente al poder.

PUBLICADO EN: Nuevas aportaciones en la investigación en Humanidades. VI Jornadas de Investigación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alicante (Alicante, 28 y 29 de abril de 2016).

Leer más
El periodismo, oficio vertebrador en la primera obra de Azorín (1893-1898)
Mar01

El periodismo, oficio vertebrador en la primera obra de Azorín (1893-1898)

La primera obra de José Martínez Ruiz, Azorín, está cosida al oficio periodístico. De hecho, más allá de su intensa labor en los periódicos de la época, en los que colaboró y trabajó activamente, su trayectoria literaria inicial (hasta 1898) contiene numerosas anotaciones y pareceres sobre la profesión periodística que denotan un valor fundamental, un testimonio imprescindible, para reconstruir y reconsiderar su biografía.

PUBLICADO EN: La diversidad en la investigación humanística. V Jornadas de Investigación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alicante (Alicante, 26 y 27 de marzo de 2015).

 

Leer más
Azorín: primera crónica telegráfica de España y humillación periodística en París
Abr16

Azorín: primera crónica telegráfica de España y humillación periodística en París

Azorín, corresponsal de ABC en la I Guerra Mundial, envió la primera crónica telegráfica a un periódico español cuando cubría el viaje de Alfonso XIII en París. De aquel regio viaje, Azorín escribió y transmitió hasta 11 crónicas, pegadas a la realidad y alejadas de toda pompa adulatoria. Y, quizás, este fue el desencadenante para que el Gobierno francés condecorara a todos los periodistas menos a Azorín y su compañero, Álvaro Calzado.

“En mayo de 1905, con motivo del primer viaje del rey a París y Londres, ABC, que entonces comenzaba a publicarse, nos envió de cronistas a Álvaro Calzado y a mí. ABC hizo entonces un espléndido alarde de información. Recuerdo que un solo telegrama, en que a la una de la madrugada transmitía yo una crónica mía, hablando de la función en la Comédie française, costó 800 francos. Pues bien, toda la muchedumbre de cronistas, informadores, reporteros, fotógrafos, que hicieron el viaje a París fueron condecorados por el Gobierno francés. Todos, no; hubo dos excepciones: Álvaro Calzado y yo; Calzado y yo, que precisamente nos habíamos distinguido en la tarea de informadores entusiastas y minuciosos; Calzado y yo, a quienes no se consideraba a la altura de los demás estimados compañeros, fotógrafos, informadores, etc… Esto es lo que yo debo a la Francia oficial. Justo es añadir que a la Francia intelectual, literaria, le debo mucho”.

¿Pero qué fue lo que ocurrió para que Francia condecorara a todos periodistas, a excepción de Azorín y su compañero de ABC?

Pues resulta que en el viaje de Alfonso XIII en París, con el propósito de buscar esposa, sufrió un atentado. Fue el 31 de mayo, a su regreso de la función en la Gran Ópera. Tras la explosión, se dio noticia en todo el mundo con “proporciones desmesuradas”.

En cambio, Azorín, con una “objetividad fotográfica“, como señaló el profesor Valverde, escribió:

“Yo he ido al sitio donde cayó la bomba, hoy, jueves, a las doce. Un compacto grupo se renovaba incesantemente en el centro de la calle. Llegaban damas en automóviles eléctricos y en landós blasonados, que miraban un momento la leve huella y volvían a partir. Y esta huella es sencillamente un pequeño hoyo abierto en el pavimento de madera y cubierto de arena fresca. Los curiosos meten en él sus bastones, pretendiendo sondarlo. No se podría plantar en él una diminuta planta de claveles. Es muy probable que, a caer debajo del coche regio, no hubiera hecho más que causar daños en éste sin llegar a la persona del monarca. Y eso es todo”.

Leer más