Todos los artículos

Pablo Azorín: Una historia “silenciada”

Posted by on 9:41 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

Pablo Azorín: Una historia “silenciada”

El director alicantino Pablo Azorín presenta junto a Marta Hierro el documental Espías en la arena, que rescata la operación clandestina con la que Estados Unidos trató de evitar la entrada de España en la II Guerra Mundial

Publicado en Información el 18 de diciembre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF20161218067 historia

espías

Espías en la arena, con dirección del alicantino Pablo Azorín y Marta Hierro, es una historia de silencios y olvidos, que ahora cobra vida en su versión de cine documental. Una cinta que rescata nombres y apellidos, entrecruza archivos, contrasta versiones y desvela datos novedosos, con versiones hasta ahora desconocidas y que por primera vez salen ahora a la luz.

Estamos en 1943 cuando, en los tiempos de mayor barbarie y matanza con la II Guerra Mundial, Estados Unidos pone en marcha una misión de espionaje en España con dos claros objetivos: evitar su ingreso en el conflicto bélico (y, de ser así, prepararse para una invasión); y, segundo, controlar y mantenerse informado de los pasos de la España franquista que mantiene conexiones con la Italia fascista de Mussolini y la Alemania nazi de Hitler (era conocida de sobra sus gestos de ayuda y colaboración, con repostajes a submarinos o actos políticos donde era visible a simple vista esvásticas en las calles).

Luis Antonio Guardiola: de las matemáticas a la fantasía

Posted by on 9:35 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

Luis Antonio Guardiola: de las matemáticas a la fantasía

El alicantino Luis Antonio Guardiola publica el El reino de Balh y El reino Akra, una saga inspirada en las lecturas de Tolkien, Margaret Weis y Tracy Hickman y con elementos en común con Juego de Tronos

Publicado en Información el 12 de diciembre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20161212034 literatura

Portada-Akra

Profesor de matemáticas y ahora autor de una saga fantástica. El alicantino Luis Antonio Guardiola ha dado el salto a la literatura con la publicación de Los cuatro reinos con las novelas El reino de Balh y El reino Akra (Círculo rojo), inspirado en las lecturas de Tolkien, Margaret Weis y Tracy Hickman.

Un salto que también parte de las lecturas de infancia y los mundos narrativos de los que se ha nutrido Luis A. Guardiola con la ciencia ficción y la fantasía de Star Wars, Krull, Willow, El Hobbit o Dragonlance.

Carlos Salado: cine quinqui al corazón

Posted by on 9:27 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

Carlos Salado: cine quinqui al corazón

El director alicantino Carlos Salado estrena “Criando ratas”, una película que busca «remover conciencias»

Publicado en Información el 11 de diciembre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20161211057 quinqui

CRIANDO RATAS

Carlos Salado ha obrado el milagro de producir y filmar una película desde la nada. Es decir, sin subvención ni ayudas que valgan, con coraje, como las historias que ha aprisionado en Criando ratas, su ópera prima, su amor y pasión, en el que vuelca historias de delincuencia, violencia y drogas donde una fina hebra deslinda la realidad de la ficción. En otras palabras: cine quinqui directo al corazón.

Para ello, Salado se sirvió de personas de la calle en un duro proceso de selección y casting donde no solo vale posar ante la cámara con sonrisa de circunstancia. El cineasta alicantino buscaba talento, y demostró que es posible encontrarlo en el cielo como en el infierno. De ahí que saliera a los barrios marginales de Alicante y provincia para dar con testimonios de dureza y viveza, con «actores naturales» que hablaran de la vida con la misma virulencia y verdad por la que han transitado hasta ahora. Tanto, que hasta el rodaje se emplazó a los permisos penitenciarios de uno de sus protagonistas a su salida de Fontcalent. ¿Y qué le pasó a Ramón para llegar a este extremo? «Sus cosillas», responde Salado con ironía.

Isaac Montoya: valores en decadencia

Posted by on 9:19 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

Isaac Montoya: valores en decadencia

El artista alicantino Isaac Montoya crea Tsunami rojo, videoarte galardonado en la Diputación de Córdoba donde radiografía una sociedad en crisis

Publicado en Información el 5 de diciembre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20161205034 montoya

tsunami video

Un tsunami gigante coloreado de rojo sangre se come el corazón de Alicante en una denuncia que, más allá del impacto de la imagen, radiografía una sociedad en crisis, una decadencia absoluta de valores. Así lo asegura el artista alicantino Isaac Montoya, quien con su obra, Tsunami rojo, ha sido galardonado recientemente en el certamen convocado por la Diputación de Córdoba.

La creación, que parte del 2011 en una línea más amplia de trabajo, resume además cómo el precipicio moral de una sociedad puede ser tan devastador como el de un tsunami contra una ciudad. A lo que hay que sumar, por otro lado, el poder destructivo de una crisis económica y la pérdida de valores, políticos y humanos, que inspiraron al artista alicantino.

El secreto de la felicidad según Vanesa Romero

Posted by on 9:10 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

El secreto de la felicidad según Vanesa Romero

La actriz alicantina publica Reflexiones de una rubia, en el que se nutre de sus propias experiencias personales en una obra que ahonda además en el perdón y el amor

Publicado en Información el 21 de noviembre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20161121033 vanesa romero

vanesa_romero

Hay dos circunstancias personas que marcaron a la actriz y modelo alicantina Vanesa Romero y que son la vía de conexión con su última obra: Reflexiones de una rubia (Aguilar). Dos capítulos especialmente amargos de los que se ha servido para adentrarse en las entrañas de una vida de éxito que no fue ni mucho menos fácil de alcanzar.

Fue, primero, el acoso escolar. Lo que ha denunciado abiertamente en su libro. Y, segundo, la constancia y la lucha como clave para cumplir los sueños. Especialmente cuando ella nunca imaginó desfilar por la pasarela Cibeles de Madrid cuando los cánones lo impedían para una mujer que, por muy bella, no superaba el 1,70.

Federico García Lorca: del verso al cómic

Posted by on 9:01 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

Federico García Lorca: del verso al cómic

El dibujante alicantino Carles Esquembre publica Lorca: Un poeta en Nueva York, una novela gráfica que aprisiona y reconstruye el legado universal del escritor granadino en su viaje a Estados Unidos

Publicado en Información el 6 de noviembre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20161106064 lorca

lorca_un_poeta_en_nueva_york

Lorca pasaba por una travesía existencial cuando viaja en 1929 a Estados Unidos como invitado para impartir unas conferencias en la Universidad de Columbia. Fracasada su relación sentimental con el escultor Emilio Aladrén, y ante el rechazo y vacío de sus amigos Salvador Dalí y Luis Buñuel, el escritor granadino toma esta vía de escape que deparará, sin él saberlo todavía, una de las obras más revolucionarias y universales de la literatura con Poeta en Nueva York.

Un contexto que nos da las claves de la genialidad de un artista único que queda impactado por la sociedad estadounidense, y que ahora reconstruye y recrea, a partir de testimonios, epistolarios y obras especializadas, el dibujante alicantino Carles Esquembre con Lorca: Un poeta en Nueva York (Panini Cómics).

La memoria colectiva de los años 60 y 70

Posted by on 8:54 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

La memoria colectiva de los años 60 y 70

Juan A. Ríos Carratalá, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Alicante, publica Contemos cómo pasó, donde recrea la memoria colectiva de los años 60 y 70 por medio de figuras como el boxeador Pepe Legrá o la actriz Ágata Lys

Publicado en Información el 31 de octubre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF; 20161031030 carratalá

agata05

Lo nuevo de Juan A. Ríos Carratalá, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Alicante, es Contemos cómo pasó. Una reflexión sobre la memoria colectiva, de los años 60 y 70, en una reconstrucción cosida e hilada por medio de conocidos personajes de la época como el boxeador Pepe Legrá o la actriz Agata Lys.

«Cada capítulo, o su protagonista, es una excusa para ir tirando de unos recuerdos vinculados a un tema (las leyendas locales, las canciones, los programas de televisión, los deportistas, los intérpretes cinematográficos…)», apunta Ríos Carratalá respecto a este nuevo libro que se enmarca en la recta final de la dictadura franquista y entre recuerdos que no buscan caer en la nostalgia o lo meramente anecdótico. Memoria, en cualquier caso, a partir de la ironía, el humor, la investigación y la erudición.

Arkano, dios del rap

Posted by on 8:44 am in Artículos, Cultura Alicantina | 0 comments

Arkano, dios del rap

El rapero alicantino bate el récord del mundo al improvisar durante 24 horas, 34 minutos y 27 segundos en una cápsula instalada en la Puerta del Sol de Madrid y ante un amplísimo público

Publicado en Información el 30 de octubre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 20161030090

increíble-lo-de-arkano-no-parece-de-este-mundo..

A simple vista extenuado, fatigado, piernas temblorosas, apoyándose sobre las paredes del escenario, una cápsula en el corazón de España, la Puerta del Sol de Madrid, Arkano, el rapero alicantino por excelencia, batió ayer un récord inimaginable que le hacen único en el arte del verso y la rima: 24 horas, 34 minutos y 27 segundos sin stop, incluido chute de cafeína, batido de proteínas, medicamento contra el mal de garganta y Red Bull para el cuerpo, en un acto de valentía, supervivencia y arte, mucho arte, que le elevan a lo más alto de la cultura. Así es Arkano, un tipo humilde que arrastra a masas de la poesía más revolucionaria, sin mensajes violentos, sin insultos que valgan.

Lo decía El Chojin, referente absoluto del rap, cuando ayer se introducía en el escenario que ha sido testigo del récord de Arkano: «Lo suyo no es solo rap, es mucho más. Es un compromiso con los valores y la cultura, la cultura social». Y eso mismo es lo que transmite este joven artista alicantino, con el don de la palabra, con el don del verso fácil y directo al corazón, cuando estuvo durante todo un día enlazando historias, críticas y sentimientos con la única arma de la poesía, del verbo y la palabra. Y siempre acompañado y rodeado de seguidores, de los miles y miles de jóvenes que estuvieron junto a él toda esta jornada maratoniana, con carteles de apoyo y respaldo, de respeto y admiración a la cultura del rap.

James Cosmo en Alicante: «Nadie se imaginaba el éxito de Juego de Tronos»

Posted by on 11:50 am in Artículos, Cultura Alicantina, Entrevistas | 0 comments

James Cosmo en Alicante: «Nadie se imaginaba el éxito de Juego de Tronos»

El actor británico, que asistió a la Feria del Cómic y del Videojuego de Alicante, encarna al Lord Comandante de la Guardia de la Noche Jeor Mormont en la serie de HBO. James Cosmo también es el actor de Braveheart, de Trainspotting, de Troya o La última legión.

Publicado en Información el domingo 2 de octubre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF: 02066cu_alicante-qxd

2647897-jeor_mormont1

James Cosmo es Campbell en Braveheart y el Lord Comandante Jeor Mormont en Juego de Tronos. Dos géneros, dos formatos, película y serie de televisión, para dos tiempos distintos en el panorama audiovisual. Y que sirven en cualquier caso para explicar la fascinación que despierta un actor que sigue cautivando a generaciones enteras (la de Braveheart, cuando se estrenó en los 90; o bien ahora Juego de Tronos, desde el 2011), donde James Cosmo ha disfrutado de papeles cruciales que han seducido y encandilado a sus fans. Por eso, pese al paso de tiempo, y pese a cómo está cambiando el campo del entretenimiento (con la trasfusión de lo mejor del cine en su paso a series de televisión), James Cosmo sigue despertando interés y expectación. Y de ahí el lógico éxito cuando apareció ayer por el Auditorio de IFA, en la Feria del Cómic y del Videojuego de Alicante, con un lleno absoluto de público.

PREGUNTA: ¿Cómo ha vivido el fenómeno fan de Juego de Tronos? Desde dentro… ¿se podía pensar algo como lo que ha ocurrido?

RESPUESTA: Yo he estado en las tres primeras temporadas, y recuerdo estar en Los Ángeles después de terminar la primera temporada, y hablando con los creadores, Daniel B. Weiss y David Benioff, les pregunté: «¿Creéis que puede haber una segunda temporada? ¿Qué probabilidad hay de que haya una segunda temporada?»… y ellos me dijeron: «No estamos seguros» (risas). Nadie se imaginaba el éxito de Juego de Tronos. Sabíamos que era un buen trabajo, una buena obra artística, pero HBO podría perfectamente haber decidido que no hubiera una segunda temporada. Y ahora cuando miramos para atrás decimos: «¡Oh, Dios mío!». No ha hecho más que crecer y crecer. Y creo que es porque ocurrió en un momento en el que los medios estaban cambiando y de repente la televisión, que era el hermano pequeño de las películas, empezó a acoger las grandes series. Porque el entretenimiento de larga duración, de 12 o 13 episodios, es mucho mejor para contar determinadas historias que las 2 horas de una película. Y la calidad de los directores, actores, de la producción… era tan alta. En Juegos de Tronos hay tres sets trabajando simultáneamente: Croacia, Marruecos e Islandia, y cada unidad es como si fuese una gran película. Así que la calidad estaba allí, y yo creo que ha sido alucinante. Allí donde voy… Nunca he estado en el Tíbet, pero estoy convencido que si ahora pasase por una calle del Tíbet alguien me señalaría y diría: «Hola, Lord Comandante» (risas).

P: ¿Cómo le comunicaron que iba a trabajar en Juego de Tronos?

R: Normalmente el proceso en una producción norteamericana es: vas, haces el casting, la compañía de Juego de Tronos me envía el guión, tengo que ir a otro lado… es decir, es un proceso de muchos síes para llegar hasta allí. Hice el casting, y tuve que hacer todos estos peajes previos antes de empezar… Tres semanas después, me mandó un correo electrónico George R. R. Martin, el creador de las novelas, y me dijo: «Bienvenido al “show”, Lord Comandante». Y ya está. Y eso fue (risas).

P: Juego de Tronos es una serie con docenas y docenas de tramas. Da para mucho, como un «spin-off», donde una nueva serie o película podría recrear y desarrollar todavía más algunas de las historias… ¿Cree que podría realizarse algo ahora que está la serie en su recta final? ¿Le gustaría volver con Lord Mormont a Juego de Tronos?

R: ¡Estaría interesado! Sí lo haría. Sé que están hablando de una temporada más pero no puedo imaginarme que acabe Juego de Tronos como tal… es un conjunto de historias tan amplio… Entonces, si hubiera una precuela, estaría encantado de volver. Pero estoy seguro que cualquier otro actor que ha trabajado en Juego de Tronos te diría que estaría encantado de volver. Puedo ver perfectamente que Juego de Tronos siga con distintas historias.

P: En una ocasión dijo que el Trono de Hierro sería para Jon Nieve. ¿Lo mantiene?

R: Más que nunca (risas). Pensaba que estaba muerto por un tiempo, pero lo han vuelto a traer. Y creo en ello más que nunca.

P: Además de Juego de Tronos, muchos no olvidan su papel de Campbell en Braveheart (Mel Gibson, 1995), todo un clásico.

R: Tienes razón en decir que es una película clásica. Hace nada estaba hablando con unos ilustradores de la convención y me dijeron que, es curioso, hay películas y hay «films». Y Braveheart es un «film». Y creo que por eso ha tenido una vida tan prolongada a su estreno. Y creo que esto se dio por un par de elementos: el primero es porque no había ordenadores para hacer los efectos especiales; había 3.000 extras, las batallas eran tal y como las puedes ver, y esta realidad es la que ha impulsado a la película. Y por otro lado, porque era un filme en el que mezclaba la lucha por la libertad de William Wallace. Y esta es una libertad no solamente para Escocia, sino que el punto central de la película, para mí, era el hecho de la libertad individual. Y por eso resuena todavía en las audiencias actuales, y en todos los países más allá de Escocia. Esta apreciación de los derechos individuales creo que es pertinente incluso a día de hoy, en el que las libertades están bajo asalto constantemente por cambios pequeños… nos convertimos un poco más en autómatas en función de las autoridades. Y por eso Braveheart significa mucho para mí.

P: ¿Viene mucho por España? ¿Qué le parece la Feria del Cómic de Alicante?

R: No hablo nada de español (lo repite en castellano), y he venido recientemente. He empezado a venir hace relativamente poco tiempo. A Sevilla, a Pamplona… a Sevilla a la Feria, a Pamplona a los Sanfermines, a los toros, y estoy descubriendo que me gusta mucho España. La cultura española. Es algo que para los británicos es una cosa desconocida, cuando es una historia tan rica y en parte extraordinaria. Y es como si abriese un cofre del tesoro de cosas maravillosas para descubrir. Así que me encanta venir a España, y venir a convenciones es maravilloso porque todo el mundo que viene aquí viene por los fans. Por los fans que están ilusionados ya no solamente por el encuentro en sí, sino para hablar con ellos de otras películas y de cualquier otra cosa. Por eso me encanta estar aquí.

P: Sabemos de su afición a la tauromaquia, y que está produciendo un documental sobre el diestro Juan José Padilla. ¿En qué fase se encuentra el trabajo?

R: Conocí a Juan José hace unos dos años en una conferencia en Madrid. Y por una extraña razón, él no habla inglés, y yo tampoco español, coincidimos, enganchamos, encajamos. Él me contó cuando perdió el ojo, y me pareció un conferenciante maravilloso. Profundo e interesante cuando hablaba. Y nunca había estado en una corrida. Me invitó, he ido a varias. Y tengo que decir que en Pamplona, en concreto, me dedicó un toro. Para mí ha sido un gran honor. Y entonces le propuse o pregunté si quería hacer un documental. Porque en el resto de Europa la gente no comprende cómo de importante es la corrida. Lo ve de forma muy mala. Y quería explorar el hecho, que es una cosa muy integral en la cultura española, y también la actitud que tiene: «Las corridas son malas», dicen. Y yo quiero decir que tener animales en granjas, en cajas, y alimentarlos y matarlos llenos de antibióticos es de una crueldad terrible. En cambio, vemos una corrida y decimos: «Es malo». No, no lo es. Y es algo sobre lo que quería hablar. Y le pregunté a Padilla si quería estar en el documental, y sé que voy a tener muy mala prensa…. pero estoy en una edad en la que me importa una mierda.

Julio Llamazares, tras la pista de Azorín

Posted by on 11:41 am in Artículos, Azorín Periodista | 0 comments

Julio Llamazares, tras la pista de Azorín

Julio Llamazares publica El viaje de Don Quijote donde recrea, al igual que hiciera el periodista alicantino en 1905, las andanzas del eterno personaje de Cervantes

Publicado en Información el 17 de octubre del 2016

MIRA LA NOTICIA EN PDF16065cu_alicante-qxd

julio-llamazares-presenta-don-quijote_ediima20160421_0882_4

En 1905, cuando se cumplía el tercer centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, el periodista Ortega Munilla, padre del filósofo Ortega y Gasset y a la sazón director del periódico El Imparcial, encargó a Azorín una serie de artículos y reportajes por tierras manchegas donde persiguiera la estela del eterno personaje de Cervantes. Tras sugerirle el itinerario a seguir, abrió un cajón, sacó un revólver y lo puso en manos del periodista: «No lo extrañe usted, no sabemos lo que puede pasar. Va usted a viajar solo por campos y montañas. Y ahí tiene usted ese chisme, por lo que pueda tronar». Aquellas quince crónicas que redactó el periodista alicantino se recogerían después en un breve libro, La ruta de Don Quijote, que es ya un clásico de la literatura viajera del siglo XX. Un clásico que inspiró a Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura en el 2010, cuando leyó su discurso de ingreso en la Real Academia Española: «Es uno de los más hechiceros libros que he leído. Aunque hubiera sido el único que escribió, él solo bastaría para hacer de Azorín uno de los más elegantes artesanos de nuestra lengua».

En el 2015, dentro del cuatricentenario de la segunda parte de la novela cervantina más conocida de todos los tiempos, Julio Llamazares emprendió el mismo camino que Azorín cuando Juan Cruz, de El País, le hiciera una propuesta idéntica deparando así unos escritos que ahora, aprisionados en una exquisita edición, ven la luz bajo el título El viaje de Don Quijote (Alfaguara, 2016).

Se trata pues, El viaje de Don Quijote, de un libro que rastrea la senda quijotesca de Azorín (de hecho, arranca con el capítulo «La partida», de igual modo que el periodista alicantino titulara el suyo), donde las reminiscencias y diferencias nos asaltan. Por eso, si Azorín marchó en tren desde Madrid hasta Argamasilla del Alba, prosiguiendo su recorrido en un carro acompañado por un lugareño, Llamazares lo hace en coche retratando un paisaje y pueblo que ha transmutado, y donde los japoneses se toman fotos en la venta de Don Quijote perplejos como si las posaderas del mismísimo caballero e hidalgo hubieran descansado allí. De este modo, ante una representación que para Azorín sobrepasaría toda ciencia ficción, Llamazares transita por su parte en un mundo cambiante con un Quijote que aparece y desaparece por casi cualquier parte cuando… ¿acaso Don Quijote no fue fruto de la invención de Cervantes?

Tras la pista de Azorín, puesto que el autor de La voluntad se sirvió de la entrevista, la observación y el testimonio para reflejar los pueblos de la Mancha sumidos en la melancolía y las preocupaciones, (discusiones incluidas sobre el legado de Cervantes), Llamazares se mueve por estos mismos parajes donde todo acaba transformado en una especie de mercado del ocio y del entretenimiento en los rincones de Alcázar de San Juan, Puerto Lápice, Campos de Criptana o El Toboso.

«Todos los pueblos presumen hoy, o bien de ser el lugar del que Cervantes no quiso acordarse y en el que viviera aquél, o bien de haber sido el escenario de alguna o varias de sus aventuras, tengan o no base real para ello. En su libro, Cervantes solo cita una docena escasa de lugares, siempre con poca precisión, pese a lo cual son cientos los sitios que se consideran descritos en él y se atribuyen un protagonismo que a veces raya con lo quimérico. Otros, como Puerto Lápice, que sí aparece citado y hasta en tres ocasiones expresamente en el libro, han convertido esa deferencia en su principal activo turístico, pero a base de volverse decorados quijotescos, parques temáticos para contemplación de unos forasteros que los visitan como si fueran pequeñas Disneylandias», escribe Llamazares.

«Hasta Ruidera, la carretera se convierte ya en un camino de monte, rodeado por doquier de lentiscos y carrascas. Pronto aparece, sin embargo, a la derecha de la carretera, la primera de las lagunas que el Guadiana ha formado en su descenso y que le han dado fama al pueblo. Éste aparece también al cabo de unos kilómetros, escondido entre dos montes como un refugio de bandoleros. Quizá fue en él en el que pensó José Ortega Munilla cuando le entregó a Azorín el revólver. Pero no se necesita. Los vecinos de la Ruidera de hoy son gente abierta y hospitalaria y, como viven, además, del turismo, acogen al forastero como se debe, esto es, con restaurantes y hoteles por todas partes».

Unas veces Llamazares nos conduce por los puntos que transitó y frecuentó Azorín (como la posada de la Xantipa, hoy desaparecida); y otras, nos sumerge en la maravilla de una obra que se recrea una y otra vez sobre el clásico en su eterna vigencia.

«¿De dónde viene el error que todo el mundo repite -incluso algunos se empeñan en sostener- de decir “con la iglesia hemos topado” en lugar de “con la iglesia hemos dado”, que fue lo que le dijo don Quijote a Sancho Panza al descubrir en la oscuridad de la noche “el bulto” de la de El Toboso? La pregunta me la hago parado enfrente de ella tras llegar a la aldea en plena hora de la siesta después de recorrer los ocho kilómetros que separan Criptana de El Toboso por la misma carreterita que recorriera Azorín y posiblemente también, y más de una vez, Cervantes en sus andanzas de recaudador de impuestos; una carreterita recta en cuyo final de pronto aparece, al coronar una cuestecilla, el capitel puntiagudo de la iglesia (y sólo él durante bastante rato) frente a la que don Quijote pronunció su frase más repetida y, a la vez, más tergiversada: “Con la iglesia hemos dado, Sancho”».